La síndica de greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha decidido abrir una actuación de oficio para investigar el derrumbe que se ha producido en el cementerio de Montjuïc y que ha afectado a 140 nichos. Vilà opina que si el hundimiento se ha debido a la mala conservación y a la falta de mantenimiento se podría derivar una responsabilidad de la empresa municipal, Cementiris de Barcelona, en el accidente.

Esta semana, la síndica se dirigirá a los diferentes departamentos del Ayuntamiento implicados, también a Bomberos, para pedir toda la información sobre el derrumbe.

La síndica quiere conocer el alcance del accidente, cuál o cuáles han sido las causas del derrumbe y cómo se garantizará que las familias puedan recuperar los restos de sus seres queridos con todas las garantías y sin errores. Asimismo, Vilà preguntará por el protocolo que se está siguiendo con las familias afectadas, tanto para facilitar toda la información necesaria y apoyo jurídico, como para reparar el daño emocional ocasionado.

Finalmente, en la demanda de información, Vilà pedirá qué actuaciones hay previstas para dejar el cementerio en las condiciones óptimas, y si se hará algún estudio del resto de bloques del equipamiento para comprobar la seguridad. Vilà se pone a disposición de las personas afectadas para informarlas y tramitar las quejas, si lo consideran oportuno.