La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) ha hecho patente en un comunicado su malestar por la actitud que ha adoptado el gobierno de la Generalitat en el caso del expolio del Palau de la Música de Barcelona.  La asociación considera ‘indignante’ que el gobierno rechace de manera insistente que el Consorcio del Palau, principal perjudicado por el expolio, acuse a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC).

La FAVB, que está personada como acusación particular en este caso, cree que la relación entre Convergència y la empresa Ferrovial, en la que la constructora pagaba dinero al partido político para la obtención de obra pública, está probada, y por lo tanto no se explica como la Generalitat no quiera que se acuse a CDC.

En su comunicado, la asociación considera que la “corrupción ha gangrenado una institución como el Palau de la Música, haciendo objeto de expolio entre las manos de sus gestores, Fèlix Millet y Jordi Montull, y transformándola en una plataforma para la financiación ilegal de la fuerza política que durante más tiempo ha gobernado Cataluña”.

También defiende que la actitud de la Generalitat pone en peligro que una institución como el Palau de la Música pueda ser resarcida por los fondos desviados y añade que “el PDCAT hace pasar sus intereses por encima de los de una institución de la que es responsable”

Además, lanza duras críticas por la actitud de los que considera “herederos de Convergència” que han convencido a sus socios de gobierno (ERC) para apoyarles en estas decisión y que incluso hayan “hecho un cambio de cromos” con el gobierno español.

El pasado día 14, el Consorcio del Palau de la Música votó en contra de acusar a CDC. En la votación, los tres representantes de la Generalitat votaron en contra, los dos del Ayuntamiento, a favor, mientras que los dos representantes del Estado ni votaron ni delegaron su voto, por lo que finalmente se aprobó que el Palau no acusara a CDC en este caso de corrupción.