El cierre de los barracones escolares de La Maquinista (Sant Andreu) y la construcción de un edificio propio y en condiciones sigue siendo una promesa incumplida.  Por ello, este martes, la asociación de padres y madres de los alumnos afectados han vuelto a concentrarse a las puertas de la sede del distrito para exigir la construcción de una escuela definitiva.

La manifestación, que ha convocado a decenas de padres y madres acompañados de sus hijos pequeños, coincidía con una nueva reunión entre representantes del Ampa, de la dirección del colegio y del Ayuntamiento de Barcelona para dar solución al problema. Un conflicto que tiene como origen la propiedad del terreno.

En 2008, la Generalitat de Catalunya y el Consorcio  de Educación firmaron la construcción de unos barracones que en principio debían tener una vida útil de 3 años. Pero la construcción de un edificio definitivo se iba postergando curso tras curso y mientras tanto, los alumnos iban a clases de 6,20x7,20 metros cuadrados.

En 2013, el Ayuntamiento de entonces gobernado por Xavier Trias (CiU), vinculó la construcción de la escuela a una ampliación del centro comercial La Maquinista y la construcción de un parking bajo los barracones.

Con la llegada del Gobierno de Ada Colau (En Comú Podem), se estudió la ampliación y finalmente se decidió parar el proyecto por una cuestión de movilidad debido a la cantidad de plazas de parking que se pretendían construir. Desde ese momento, la empresa propietaria del centro comercial La Maquinista, Unibail Rodamco, interpuso un litigio al Ayuntamiento por paralizar el acuerdo. En septiembre de 2016, el consistorio, así como el Consorcio de Educación, informó a la escuela que se estaba redactando un pre acuerdo encallado en un par de puntos. Pero a día de hoy sigue sin haber una solución definitiva y por ello, los padres han decidido volver salir a la calle y expresar su indignación después de un año esperando una nueva respuesta.

En el último mes se han concentrado en dos ocasiones delante de la sede del distrito y han convocado otras dos movilizaciones alrededor del centro comercial.

“La escuela pide dos cosas: que el Ayuntamiento y el centro comercial de La Maquinista lleguen al acuerdo que tengan que llegar, pero que nosotros salgamos del problema. Que se nos construya una escuela y se nos de soluciones”, explica Anna Oslé, una de las madres concentradas. Además, los padres critican las “condiciones insalubres” en las que se encuentras sus hijos ya que los barracones tienen goteras, no hay alcantarillado y los olores son intensos.

Hoy han vuelto a salir a la calla acompañados de sus hijos y todos juntos han vuelto a reclamar lo mismo: una escuela definitiva. Una escuela con ladrillos.