Prosigue el juicio por el desfalco del Palau de la Música Catalana y este miércoles le ha tocado declarar a la secretaria durante más de 30 años de Felix Millet, Elisabeth Barberá. Durante su intervención, ha reconocido haber guardado en la caja fuerte del Palau sobres con dinero que llevaban el nombre del entonces tesorero de CDC Carles Torrent.

Barberà ha señalado que no conocía el contenido de los sobres, pero ha señalado que eran sobres "gruesos" y que Millet se los daba para guardarlos en la caja fuerte y posteriormente le pedía que se los facilitara. "Normalmente me daba un sobre y me decía de guardarlo en la caja fuerte", ha indicado.

Según la declaración de Barberá, cuando Torrent (extesorero de CDC, fallecido en 2005) acudía al Palau a reunirse con Millet, éste le pedía a ella el sobre a su nombre para dárselo.

Barberá ha contestado al fiscal anticorrupción Emilio Sánchez Ulled que aparecían a menudo en los documentos que Millet le hacía confeccionar las palabras Ferrovial, Generalitat, comisión y GPO (las siglas que corresponderían a las comisiones que se embolsaron Millet y Montull), y ha añadido que todas las anotaciones se hacían por indicación de Millet: "Inventarnos, no nos inventábamos nada en secretaría".

También ha confirmado una anotación en su agenda que corresponde a una llamada de Torrent porque la empresa Hispart les reclamaba el pago de una factura impagada y que posteriormente ella llamó para informar a Torrent de que ya estaba pagada a instancias de Millet. Según el fiscal, Hispart es una de las empresas que facturaron al Palau de la Música trabajos que en realidad realizaron para CDC pero que se trataba de camuflar.

Además, ha señalado que su jefe pagaba todos los gastos personales en efectivo y disponía de grandes cantidades que guardaba en la caja fuerte del Palau y en una caja de seguridad.

NO RECONOCE A OSÀCAR

A la pregunta de si conocía a Daniel Osàcar, el que fue tesorero de CDC tras la muerte de Torrent, y que se sienta en el banquillo de los acusados en este juicio, Barverà ha respondido que no lo conocía entonces y que no lo vio nunca.

Esta revelación no supone la exoneración de Osàcar, pues, según la declaración de Jordi Montull en el juicio, era él quien llevaba personalmente los tratos con el tesorero de CDC.

MONTULL SE REUNÍA CON OSÀCAR

Seguidamente, le ha tocado el turno de declarar a la secretaria de Jordi Montull, Anna Morante, quien ha confirmado ante el tribunal que juzga el expolio del Palau de la Música que su jefe se reunió al menos en dos ocasiones en la institución cultural con el extesorero de CDC Daniel Osàcar, aunque no se fijó si éste salió llevando sobres con dinero en efectivo.

"Lo vi pasando por delante de mi puerta para acceder al despacho de Montull", ha indicado la testigo, que no obstante ha precisado que, por su trabajo, no siempre se encontraba en su oficina, por lo que no podía controlar todas las visitas que recibía Jordi Montull.

"No me fijaba en lo que llevaban en las manos las visitas de Montull. No era mi trabajo", ha alegado la testigo, que ha afirmado que no recuerda haber visto al anterior tesorero de CDC Carles Torrent. En su declaración como acusado, el pasado 9 de marzo, Jordi Montull reconoció ante el tribunal que a partir de 2005 fue él quien se encargó de hacer llegar las supuestas mordidas a CDC en metálico: "Yo tenía el dinero en un sobre a punto, él (Osàcar) venía, contaba el dinero, lo recogía y se lo llevaba".