Rainer María Rilke no corrió la misma suerte que la bella durmiente. Cuenta la leyenda que el poeta austro-húngaro murió por una infección que le provocó el pinchazo de una rosa. Cayó rendido, y ni el beso de su amante, la artista Elisabeth Dorothea Spiro, pudo curarle. De esto precisamente quiere alertar la campaña de la 26 edición de La Marató de TV3: lo que le ocurrió a Rilke, aún hoy, 90 años después, puede volver a pasar. Una pequeña infección puede causar graves problemas.

La 24 edición de La Marató está dedicada a las enfermedades infecciosas más graves, como la hepatitis, el sida, la meningitis, la bronquitis, la pulmonia o la tuberculosis. El objetivo es difundir el conocimiento de estas a la vez que se recaudan fondos para su investigación.

El anuncio de este 2017, dirigido por Ogilvy Barcelona, creador de las últimas 19 campañas publicitarias de La Marató, es una reinterpretación de la muerte de Rilke. En el espot, el poeta recibe una rosa que le ofrece su amada y por culpa de un imprevisto acaba pinchándose.


El anuncio publicitario de La Marató 2017

El doctor Jordi Carratalà, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Bellvitge, afirma que una de cada tres muertes en el mundo está causada por una enfermedad infecciosa. “Pasan aquí y ahora y nos pueden afectar a todos”, añade. Bajo el lema “la investigación puede cambiar la historia” la Fundació de La Marató junto con TV3 se propone volver a recaudar fondos que permitirán impulsar nuevas herramientas preventivas y diseñar métodos de diagnóstico más eficiente para disponer de tratamientos más efectivos contra los microorganismos que provocan infecciones.

La Marató de TV3 ha conseguido recaudar más de 150 millones de euros en lo que lleva de historia, convirtiéndose en telemaratón que más dinero recauda a nivel nacional. El primer reto lo batió en 2004: ocho millones para la lucha contra el cáncer. La edición del año pasado se centró en ictus, lesiones medulares y cerebrales traumáticas y la de 2015 en la diabetes y la obesidad.

Si eres soñador, yo soy tu sueño”, que decía Rilke. Y, como el poeta, La Marató de 2017 pretende ser un sueño para quienes padecen enfermedades infecciosas.