En la era de Internet, diferenciarse de la competencia es muy complicado. Y más en un sector como el de las reservas de hotel, donde cualquier recién llegado tiene que codearse con gigantes como Booking, TripAdvisor o Expedia. Por eso Unsheeping, que está instalada en la incubadora de Glòries de Barcelona Activa, ha preferido desmarcarse de sus rivales. “Somos una web de reservas que incorpora la parte del consumo del turista en la ciudad de destino para acompañarlo durante toda la experiencia del viaje”, explica el fundador y CEO, Javier Pons.

La idea es que el viajero pueda acumular bonos a partir de las compras y gastos que realice en restaurantes, tiendas y museos de la ciudad que luego podrá canjear en futuras facturas de hotel que haya reservado a través de Unsheeping. De momento la opción de los bonos solo está disponible en Barcelona (las reservas son para todo el mundo, como en cualquier otra web), pero la idea es que a finales de año “empiece el desembarco a otras ciudades como Madrid, París, Londres o San Francisco”.

ACUERDOS CON LOS HOTELES

El sistema es muy sencillo de utilizar y algo más complicado de explicar. “Llegamos a un acuerdo con los hoteles, que a cambio de recomendar nuestra aplicación a sus huéspedes, no tienen que pagar nada por las reservas que se hacen a través de Unsheeping”. Y eso es clave. Las web de reservas suelen cobrar entre un 15% y un 25% de la reserva. “Es una comisión altísima”, reconoce Pons. “Los hoteles saben que tienen que estar en esas webs y, además de ajustar mucho los precios para competir, tienen que pagar una parte importante de la reserva”. Por ahora tienen acuerdos con 50 hoteles en Barcelona y se han fijado un límite de 100. “Nos interesa estar en el 20% de los hoteles porque sino nos quedamos sin margen en nuestro negocio”.

El equipo de Unsheeping en una foto corporativa / UNSHEEPING

Una vez instalada la aplicación, el cliente no solo puede conectarse a Internet a través de los numerosos puntos wifi que Unsheeping ha instalado en comercios y restaurantes, sino que recibe recomendaciones de donde ir a comer, a comprar ropa o a ver una exposición. “Cada vez que consumes en un establecimiento asociado, le haces una foto al ticket, lo subes a la aplicación y lo validamos”, explica. “Por cada ticket, que puede ser de un euro o de 50, damos un bono-hotel de cinco euros que puedes canjear en futuras reservas de cualquier parte del mundo”.

REDUCIR LA FACTURA DEL HOTEL

Cuantos más bono-hotel acumules, más descuento recibes en la siguiente factura, pero tiene un límite. Puedes canjear un bono por cada noche de hotel reservada. Es decir, si tienes 10 bonos de cinco euros y reservas una habitación durante 10 días, te ahorras 50 euros por el simple hecho de haber consumido en restaurantes y tiendas. “Muchas veces se trata de gastos que ya habías previsto, pero con la aplicación tienes otro incentivo”.

Pero no es la única forma de acumular descuentos. “Si recomiendas la página a un amigo, durante un año te abonamos un 3% de todas las reservas que haga esa persona”. En este caso, el saldo acumulado sí se puede descontar en su totalidad de la factura. “El objetivo es que la factura del hotel pueda salir gratis”. Y para eso están desarrollando nuevas ventajas con el objetivo de fidelizar clientes y lograr que cuando piensen en reservar hotel la palabra Unsheeping sea la primera que les venga a la cabeza.

Unsheeping ofrece gran cantidad de opciones para conseguir descuentos en la factura de hotel / UNSHEEPING

NUEVOS DESCUENTOS

Una de las grandes novedades que están preparando para después del verano son los descuentos en comercios y tiendas. “Si vas a comprar una chaqueta que cuesta 100 euros y tiene un 25% de descuento para nuestros usuarios, el cliente paga esos 100 euros y nosotros le subimos 25 euros a su sado”, señala Pons. “Ese sí es dinero directo que puedes gastar íntegramente en la próxima factura de hotel”. Al principio podías pagar el hotel en el que estabas alojado, pero generaba un problema contable para los establecimientos y prefirieron posponer el pago.

Por ahora ya tienen acuerdos con unos 350 operadores incluyendo restaurantes, tiendas, comercios y museos barceloneses. “Nuestro objetivo es llegar a los 600 porque queremos recomendar establecimientos con buen servicio”. Los establecimientos, que son seleccionados de forma presencial por el equipo comercial de Unsheeping, reciben más clientes a cambio de ofrecer un pequeño descuento que ni siquiera deben costear porque va a cargo del margen de la web de reservas. “Todos ganamos. Los hoteles ganan más dinero, los comercios también y nosotros conseguimos usuarios de forma gratuita. Anunciarse en Google sale mucho más caro”.

DESCENTRALIZAR EL GASTO TURÍSTICO

Poder consultar la oferta comercial y cultural que hay a tu alrededor en el smartphone tienes muchas ventajas, sobre todo porque no necesitas estar en frente de un sitio para saber que existe. “Queremos repartir el consumo que hacen los turistas. Con el sistema de descuentos es como si creásemos un gran outlet en la ciudad”, dice Pons. Este gallego, que vino a Barcelona porque era el lugar perfecto para empezar su proyecto, reconoce que al principio no entendía la controversia que genera el turismo en la ciudad.

Se dio cuenta de que los turistas compran mucho, sí, pero siempre en las mismas zonas

“Desde sitios como La Coruña nunca entendemos por qué se quiere limitar el turismo. ¡Si son los que traen dinero!”. Luego, con el tiempo, y después de hablar con muchos comerciantes, se dio cuenta de que los turistas compran mucho, sí, pero siempre en las mismas zonas. “Las tiendas que no están en lugares premium como paseo de Gràcia no se benefician del turismo y sufren las consecuencias”. Con la aplicación, el turista puede ver que las mismas zapatillas están rebajadas un 5% en la tienda de paseo de Gràcia y un 25% dos calles más allá. ¿Por qué? Porque en la otra tienda no pagan 30.000 euros por estar en primer línea y pueden jugar más con los márgenes.

Otra ventaja es que pueden llevar turistas a zonas menos visitadas gracias al gancho de un museo o de otro evento. “Ahora los turistas que van a Montjuïc ven el espectáculo de la Font Màgica, cogen el metro y se van a Las Ramblas”. Con la aplicación, Unsheeping les ofrece restaurantes en el Paral·lel o en el centro comercial de Las Arenas, por lo que los turistas pueden descubrir nuevos sitios y pasar de “la típica paella recalentada para dos que cuesta 50 euros”.