El Gremi de Restauració ha pedido este jueves al Ayuntamiento de Barcelona que tenga un gesto de buena voluntad con el sector y suspenda cautelarmente la eliminación de las terrazas de la zona de la Sagrada Família hasta que resuelvan los recursos de alzada que presentarán los restauradores afectados. El miércoles representantes del consistorio se reunieron con los operadores para explicarles que habían rechazado sus alegaciones.

La patronal considera que esta medida permitiría “salvar la temporada de verano” y facilitaría “el proceso de negociación” que el Gobierno mantiene con el Gremi desde principios de mayo. Fuentes del Gremi han explicado a Metrópoli Abierta que el Ayuntamiento “se ha mostrado receptivo a estudiar la medida”, si bien han lamentado que hasta ahora “no haya tenido interés en negociar” una salida pactada a la ordenación singular aprobada en abril y que supondrá la eliminación de un tercio de las terrazas, que pasarían de las 89 actuales a 56.

Por su parte, fuentes municipales no han valorado la posibilidad de suspender la medida y han señalado que el distrito "está siguiendo todos los pasos legamente establecidos y que garantizan los derechos de todas las partes afectadas". En este caso son nueve establecimientos de la calle Mallorca que pierden su terraza, apuntan. También han recordado que el objetivo de la ordenación "es resolver las disfunciones provocadas por el uso intensivo del espacio público de los visitantes de la Sagrada Família".

UN CONTENCIOSO QUE VA PARA LARGO

Los restauradores de Sagrada Família, a título individual, presentaron alegaciones a la ordenación singular, pero han sido rechazadas en su totalidad. El siguiente paso es presentar recursos de alzada, que son recursos de carácter administrativo (no judicial) para que el Ayuntamiento reconsidere la aprobación de la ordenanza singular. Se trata de una vía que se considera más conciliadora, ya que no es un recurso obligatorio y se puede acudir a la justicia para interponer de un recurso contencioso-administrativo.

Desde el Gremi no entienden que el Gobierno municipal “hurgue en la herida de la Ordenanza de Terrazas cuando las negociaciones para modificarla están tan avanzadas”, han señalado. La patronal propone que la nueva normativa prevea soluciones alternativas para las zonas con gran afluencia de gente. También advierten que los locales que cierren ahora difícilmente volverán a abrir aunque se estimen los recursos presentados.

MOLESTOS CON EL AYUNTAMIENTO

Fuentes del Gremi se han mostrado bastante molestos con el Ayuntamiento porque durante la reunión del miércoles intentaron entregar en mano "la notificación oficial que supondría la extinción de la licencia de terraza". Sin embargo, desde el consistorio han aclarado que el objetivo del encuentro era notificar la resolución de las alegaciones, un paso que además es imprescindible para que puedan presentar el recurso de alzada y así agotar la vía administrativa. Los restauradores se negaron y pidieron que la mandaran por los canales ordinarios.

En paralelo a los recursos de alzada de los restauradores, la patronal ha anunciado que se ha admitido a trámite el recurso contencioso-administrativo que presentaron contra la ordenación singular aprobada por el Ayuntamiento. Por el momento no han pedido medidas cautelares “porque normalmente no se dan al considerar los jueces que el perjuicio causado se podría reparar con una indemnización”, aunque han asegurado que están meditando solicitarlas. Estos recursos suele tardar al menos un año para resolverse, por lo que para cuando llegue el fallo judicial el daño ya estaría hecho, aseguran.

LAS NEGOCIACIONES SIGUEN EN MARCHA

Las negociaciones del Gobierno municipal con los diversos actores implicados en el conflicto de las terrazas siguen en marcha. Este miércoles le tocó el turno a la Federación d'Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB), que pidió que la nueva ordenanza sea más restrictiva y establezca que, por normal general, las terrazas cierren a las 23:00 horas. “El derecho al descanso y a la convivencia deben quedar garantizados”, dijo la presidenta de la FAVB, Ana Menéndez.

Por su parte, el teniente de alcalde de Empresa, Cultura e Innovación, Jaume Collboni, explicó que la reunión con la FAVB es una más dentro de la ronda de contactos con los grupos municipales y el resto de implicados para “llegar a un acuerdo amplio para poder disponer de una ordenanza sostenible en el tiempo”. Collboni señaló que la FAVB “tiene un papel importante de reflejo del estado de ánimo de opinión de muchos barrios de la ciudad”, por lo que sus aportaciones a la normativa son importantes.