Seat contratará en septiembre a 100 trabajadores temporales para incorporarlos a la línea 1 y asegurar la calidad en el lanzamiento del nuevo Seat Arona -el SUV pequeño de la marca que saldrá al mercado en noviembre- y también reforzar la producción del nuevo Ibiza, ha explicado a Europa Press la automovilística.

Este centenar de trabajadores eventuales tendrán un contrato de cuatro meses --de septiembre a diciembre-- y serán contratados directamente por Seat, ya que la plantilla ha alcanzado el máximo de personal de ETT que marca el convenio colectivo --el 15% del total, que equivale a 990 personas--, han explicado fuentes sindicales.

La dirección de Seat y el comité de empresa han acordado también este jueves el calendario laboral para los meses de septiembre y octubre, que prevé jornadas adicionales de trabajo en fin de semana en la línea 2, la que fabrica el León, debido a un aumento en las previsiones de producción de este modelo.

En concreto, se han pactado dos sábados productivos en septiembre y tres en octubre, lo que supone que se fabricarán 1.800 coches adicionales a los previstos.

Seat ha publicado este jueves los resultados del primer semestre de este año, con un beneficio operativo de 130 millones de euros, lo que supone un aumento del 40,9% en comparación con los 93 millones de euros que ganó en el mismo período del año previo.

La compañía ha explicado que en la primera mitad de 2017 ha logrado los mejores resultados de su historia en un primer trimestre, como consecuencia de la dinámica positiva en la que se encuentra la marca en términos financieros.

La corporación con sede en Martorell (Barcelona) ha comercializado un total de 246.500 vehículos en todos los mercados en los que opera en lo que va de ejercicio, lo que representa un aumento del 13,7% si se compara con las 216.800 unidades matriculadas en dicho período del año precedente.