Sales de trabajar, es tarde, estás cansado y solo tienes ganas de llegar a casa, pero se te ha olvidado comprar la maldita barra de pan o pasar por la ferretería a buscar una bombilla para el baño. O quizá no estás cansado, pero prefieres ir a dar una vuelta con tu pareja o pasar un rato con tus amigos antes que hacer recados en la tienda de la esquina. ¿No sería perfecto que alguien lo hiciera por ti? Aunque fuera por un módico precio.

Esta es la situación en la que se encontraba Eva Tomás, fundadora de Manzaning, una 'app' que pretende dar un nuevo impulso al comercio de proximidad, que en muchos sitios agoniza por la feroz competencia de las grandes superficies y los intempestivos horarios laborales. “Siempre he trabajado fuera de Barcelona y entre los horarios y las idas y venidas, cuando llegaba a casa no había nada abierto en mi barrio”, explica.

APLICACIÓN SENCILLA E INTERACTIVA

Manzaning cuenta con 500 comercios activos a los que el cliente puede acceder desde el móvil, revisar su catálogo de productos y comprar lo que le interese. En una o varias tiendas, eso no importa. “Hay mucha gente que le gusta comprar en las tiendas de barrio, pero que por falta de tiempo o de logística no puede”, como le ocurría a ella cuando trabajaba para Inditex, cuyas oficinas están a 70 kilómetros de Barcelona.  

La gracia de esta aplicación es que puedes ir a comprar mientras estás en el autobús o en la pausa del café. “Y no pierdes el espíritu del comercio de barrio, ya que puedes chatear con el tendero para que te haga sugerencias o te recomiende algún producto nuevo”, una interacción que da un valor añadido al servicio “porque todavía hay mucha gente que no se fía de internet, sobre todo en los productos frescos”, reconoce Eva.

La gracia de esta aplicación es que puedes ir a comprar mientras estás en el autobús o en la pausa del café. “Y no pierdes el espíritu del comercio de barrio"

Una vez finalizada la compra, el cliente ya no tiene que hacer nada más aparte de elegir la hora y el día de entrega. Del resto se encarga Manzaning. “En el momento en que paga llega una alerta a la tienda, que prepara el pedido; a nosotros, que monitorizamos el proceso; y al transportista, que será el encargado de ir a recogerlo y entregarlo”.

Para mejorar la eficiencia de las entregas, la aplicación trabaja con tres empresas de transporte. “La propia aplicación elige al transportista en función de los horarios, las zonas y el precio del servicio (express o programado)”. Externalizar el transporte permite no solo ahorrar costes, sino trabajar con compañías especialistas en este tramo crucial del proceso de compra y que además están en toda España, por lo que facilitará mucho la expansión a otras ciudades.

DAR VALOR AL COMERCIO DE PROXIMIDAD

La analogía fácil para describir Manzaning es decir “un Amazon de barrio”, pero Eva se desmarca del concepto que ofrece la multinacional estadounidense. “Nosotros damos más visibilidad y protagonismo al nombre y marca de la tienda”, matiza. “La motivación de los clientes que acuden a Amazon es básicamente el precio, mientras que Manzaning se decanta por la calidad del producto y un servicio personalizado”.

El objetivo de la startup, que tiene su sede en la incubadora de Glòries de Barcelona Activa, es “acompañar a la tienda de la esquina en su proceso de digitalización para que vuelvan a ganar competitividad”. Con la aplicación, los comercios de barrio se abren a nuevos clientes de todas la ciudad, “sin perder su personalidad”. En realidad, es como si Barcelona se convirtiera en un solo barrio que el cliente puede visitar en un clic (o dos).

FASE DE CAPTACIÓN DE CLIENTES

En poco más de un año, Manzaning ha logrado hacerse un hueco en los teléfonos móviles de muchos clientes. “Tenemos una media de 600 pedidos mensuales con un gasto medio de 25 euros y, lo más importante, cada cliente hace una media de dos pedidos”. Aunque todavía es un volumen bajo, Eva se muestra muy satisfecha de la evolución porque “tanto el gasto medio como la recurrencia crecen de forma constante, lo cual indica que estamos fidelizando clientes y cada vez gastan más”.

“Tanto el gasto medio como la recurrencia crecen de forma constante, lo cual indica que estamos fidelizando clientes y cada vez gastan más”

Este 2017 todavía estará muy centrado en captar clientes y comercios para lograr una masa crítica suficiente para comenzar la segunda fase del proyecto: la expansión a otras ciudades. “Acabamos de cerrar una ronda de financiación que nos permitirá crecer y disponer de los recursos necesarios para hacer campañas de captación de usuarios”, avanza Eva. También tienen previsto comenzar a operar en Madrid, donde ya están realizando la captación de comercios.

UNA FUENTE INAGOTABLE

El concepto de negocio es tan sencillo que casi cualquier comercio de barrio tiene cabida: desde fruterías y carnicerías, hasta floristerías, tintorerías o papelerías. “Hay muchos nichos de mercado que quieren dar visibilidad a sus negocios”, pero que no cuentan con los medios para hacerlo. Para llegar a más tiendas están hablando con asociaciones de comerciantes, algo que no funcionó muy bien al principio del proyecto. “No nos conocían, pero ahora la respuesta es bastante positiva”.

La mejor carta de presentación que tienen es la opinión de otras tiendas que ya utilizan la plataforma. “En los mercados nos costó un poco entrar, pero en cuanto un par de paradas probaron el sistema y les funcionó bien, corrió la voz entre los tenderos y ahora estamos presentes en diez mercados”. Incluso el Institut Municipal de Mercats de Barcelona ha mostrado interés en la aplicación.