El Gran Premi Monster Energy de Catalunya de MotoGP ya está en marcha y Pedrosa y Lorenzo saldrán desde la primera línea de la parrilla este domingo, con Márquez cuarto vigilando de cerca. El espectáculo de MotoGP vuelve al Circuit de Barcelona-Catalunya con energías renovadas y espera batir récords de asistencia que lo acerquen a las increíbles cifras que se lograban antes de la crisis, con más de 210.000 espectadores en un fin de semana.

La afluencia de espectadores, además de llenar las gradas, sirve para inyectar una buena cantidad de millones en Barcelona y en el área de Montmeló. A pesar de que el Circuit en sí es deficitario (la Generalitat tiene que subvencionar cada año a la empresa con varios millones y el Ayuntamiento también aporta una parte, si bien la irá reduciendo hasta 2019), la presencia de la Formula 1, MotoGP y el resto de competiciones tiene un impacto de más de 300 millones de euros.

MOTOGP, CASI 100 MILLONES

La consultora DEP Institut calcula que los espectadores del GP de Catalunya gastan, de media, más de 500 euros durante el fin de semana que pasan en Barcelona. Si tenemos en cuenta que el año pasado la asistencia fue de 176.900 espectadores (mejores cifras desde el año 2008), eso deja un gasto total de al menos 88,5 millones de euros, a los que luego habría que sumar otros conceptos para llegar a un montante total cercano a los 100 millones. En 2015 fueron 97 millones, según DEP.

Márquez saldrá cuatro tras haber sufrido cuatro caídas durante los entrenamientos / EFE/Alejandro García
Márquez saldrá cuatro tras haber sufrido cuatro caídas durante los entrenamientos / EFE/Alejandro García

El objetivo del Circuit es rebasar la marca del año anterior y superar los 180.000 espectadores, con más de 100.000 durante el día de la carrera, una línea que en 2016 no superó por apenas 500 personas. Al contrario de lo que ocurre con la Formula 1, el 55% de los asistentes son catalanes, mientras que el 31% son extranjeros y el 14% vienen del resto de España. En el caso de los espectadores internacionales, estos pasan una media de 3,9 días en Barcelona, mientras que los del resto de España lo hacen 3,4 días.

“La moto en nuestra casa significa industria, espectáculo y deporte; y que sea por muchos años”, declaró esta semana el conseller de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Catalunya, Jordi Baiget, que reconoció la buena salud de la industria de las dos ruedas en Catalunya y celebró la proyección internacional para Barcelona que otorga el Gran Premio.

EL GP MÁS VERDE

Por quinto año, la plataforma Green Meeting Point del Circuit ha organizado el KISS Barcelona, a través del cual se organizan actividades para concienciar y sensibilizar a los asistentes sobre el cuidado y el respeto del entorno. Para generar menos residuos, se facilitan vasos reutilizables y hay un cartel con la frase “Stop Food Waste!” (¡No desperdicies comida!, en castellano) en todos los bares. Asimismo, los excedentes de productos alimentarios son donados a varias entidades sociales para su reaprovechamiento.

Otra de las iniciativas es dar un papel especial a las energías renovables, que suministrarán el 25% de la electricidad que se consume durante el Gran Premio gracias a un acuerdo con Estabanell Energia. Por último, hay una gran oferta de transporte público disponible para llegar hasta el circuito: Renfe ha programado un servicio especial, igual que los autobuses Sagalés, que tiene un 40% de flota híbrida.