Gas Natural Fenosa logró un beneficio neto de 1.347 millones de euros en 2016, un 10,3% menos que el año anterior, ha anunciado este miércoles la compañía. Los resultados están “en la línea” de lo previsto en su plan estratégico, que situaba los beneficios de este año y el anterior entre 1.300 y 1.400 millones de euros.

El beneficio bruto de explotación -o Ebitda- se situó en 4.970 millones de euros, lo que supone un descenso del 5,6%, una vez completada la venta del negocio de gas licuado que la compañía poseía en Chile. Según Gas Natural Fenosa, el Ebitda se vio condicionado por “un entorno macroeconómico y energético muy exigente”.

El Ebitda de las actividades en España se mantuvo en el ejercicio y representó el 55,5% del total, mientras que el 44,5% restante correspondió a las actividades internacionales. Por sectores de negocio, la distribución de gas (34,8%) y de electricidad (26,8%) son las que más aportan al beneficio bruto de explotación de la compañía.

AUMENTO INVERSIONES

Gas Natural Fenosa realizó inversiones netas por valor de 2.225 millones de euros, lo que supone un incremento del 56,5% respecto a 2015. Este aumento se debe a la adquisición, en régimen financiero, de dos nuevos buques para trasnsportar Gas Natural Licuado (GNL) por un importe de 425 millones de euros.

En el apartado de inversiones financieras, destaca la adquisición adicional del 37,88% de Gas Natural Chile (306 millones) y de varias participadas, como la comercializadora irlandesa Vayu. La optimización de la cartera de activos reportó 756 millones euros en ventas, con unas plusvalías de 111 millones de euros.