El presidente del salón Automobile de Barcelona, Enrique Lacalle, ha estimado este domingo que la cifra de asistentes al salón será un "récord" este año ya que en el primer fin de semana abierto al público ha estado más lleno que nunca. Además de "una afluencia de público sin precedentes", Lacalle ha destacado la gran presencia de público joven".

Según el presidente, el éxito de asistencia se debe en gran parte al "posicionamiento del salón, que ha sido aplaudido y bien acogido por el sector, y ha despertado el interés de los visitantes".

"El salón aúna tecnología, conectividad y las últimas novedades del sector del automóvil, creando una combinación de factores única en el mundo que lo convierten en una cita ineludible", ha valorado.

Ha resaltado que el congreso Connected Hub ha contado con 110 speakers y 2.600 acreditados y ha confiado en que el salón se consolide como "el salón de la tecnología y la conectividad".

Para Lacalle, este es un salón "irrepetible desde el punto de vista de la participación, que sitúa a Barcelona y a Catalunya como la capital mundial del motor al coincidir el GP de España de F1 con este certamen".

Además, ha destacado la fuerte presencia institucional en el Automobile, que ha contado con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de Catalunya, Carles Puigdemont, así como el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, y el de Fomento, Íñigo de la Serna, así como los consellers Jordi Baiget y Jordi Jané, y el alcalde accidental de Barcelona, Gerardo Pisarello. 

"EL QUE NO VIENE, SE EQUIVOCA"

Lacalle también ha asegurado sobre las marcas automovilísticas ausentes en la edición de este año que "como hemos cambiado el formato no hemos ido detrás de las marcas" y ha apostillado que "el que no viene, se equivoca".

En una entrevista de TV3, el presidente del evento ha destacado que en anteriores ediciones tenían 40 marcas y ahora tienen 90 ya que han combinado las automovilísticas con compañías como Google, Facebook, HP e IBM. Por eso, el presidente del salón cree con esta edición, Barcelona, y con ello Catalunya, se convierte en "capital mundial del motor".

Además, Lacalle ha apuntado a que almuerzo del viernes con Rajoy y Puigdemont y los máximos responsables de la industria de la automoción fue "muy cordial" y que la conversación "fue distendida y agradable", y ha resaltado que este sector es fundamental para la economía catalana y española, con 2,8 millones de empleos directos e indirectos.