El aeropuerto de Barcelona-El Prat se ha quedado a las puertas de superar al de Madrid-Barajas en un mes de agosto histórico que ha cerrado con 4,943 millones de pasajeros (+5,2%), apenas 8.000 menos que al otro lado del puente aéreo. Y eso que fue un mes marcado por las huelgas del personal de seguridad y los atentados yihadistas del 17-A en Barcelona y Cambrils (Tarragona). Se trata del mejor mes de agosto de la historia del aeropuerto, que va camino de un año de récord.

El Prat solo ha conseguido superar dos veces a Barajas. La crisis de Iberia en 2013 y 2014, que acometió una reestructuración completa, tuvo un gran impacto en los tráficos del aeropuerto madrileño y durante dos agostos consecutivos Barcelona fue el primer destino español. Un reinado breve que no se ha vuelto a repetir a pesar de que, año tras año, el aeropuerto barcelonés incrementa sus tráficos impulsado por el turismo y su consolidación como una ciudad de congresos y negocios.

Agostos

LAS DIFERENCIAS SE REDUCEN

En agosto de 2010 hubo algo más de tres millones de pasajeros que pasaron por El Prat, que por aquel entonces era tercero en la clasificación mensual por detrás de Barajas y el aeropuerto de Palma de Mallorca. Desde entonces, los tráficos han crecido un 62% hasta situarse en los 4,944 millones de este mes de agosto, unas cifras que le han permitido situarse justo por detrás del aeropuerto madrileño.

Los 7.975 pasajeros que separan a ambos aeropuertos contrastan con los más de 92.000 de diferencia que hubo el año pasado y los casi 151.000 de 2015. En 2013 y 2014, el corto sorpasso de Barcelona se consiguió con diferencias de 105.000 y 252.000 pasajeros. Antes de la crisis de Iberia, Barajas mantenía una distancia abismal y siempre por encima del medio millón de pasajeros y, muy a menudo, por encima del millón.

El aeropuerto madrileño cuenta con una afluencia más o menos estable de pasajeros durante todo el año gracias a su posición dominante como hub intercontinental, mientras que El Prat depende en mayor medida del turismo y conforme se acerca el verano el tráfico de pasajeros crece notablemente hasta casi igualarse con Barajas (ver gráfico inferior). La apertura de nuevas rutas intercontinentales de bajo coste ha permitido al aeropuerto barcelonés mejorar sus resultados hasta el punto de que se prevé que cierre el año con casi 48 millones de pasajeros, cuatro más que en 2016.

Tráfico 2017

EL PRAT, AL LÍMITE DE CAPACIDAD

Las previsiones para este año sitúan los tráficos de El Prat en niveles que, según Aena, no se tendrían que haber logrado hasta por lo menos 2021. Los 48 millones de pasajeros que previsiblemente pasarán por el aeropuerto dejan al aeropuerto de Barcelona al 87% de su capacidad, ya que cuando inauguró la nueva T1 amplió su límite hasta los 55 millones de viajeros. El conseller de Territorio, Josep Rull, denunció hace unos días la “dejadez y pasividad” del Estado en la gestión del aeropuerto.

El Prat es, con diferencia, el aeropuerto más rentable de la red de Aena, pues aporta el 55% del beneficio (339,28 millones de euros) y a pesar de eso solo recibe el 7% de las inversiones del gestor aeroportuario. Por contra, el aeropuerto de Madrid-Barajas, que apenas genera el 4% de los beneficios, recibirá el 21% de las inversiones (445 millones) entre 2017-2021, una situación que también ha generado críticas entre empresarios, patronales y políticos catalanes.