Cellnex Telecom consolida su presencia en Holanda con la compra del operador de infraestructuras Alticom en una operación que asciende a los 133 millones de euros. Con esta adquisición, el grupo barcelonés de infraestructuras móviles filial de Abertis consigue la integración a su red de 30 nuevas torres y emplazamientos de largo alcance en todo el territorio holandés.

“La adquisición de los activos de Alticom en Holanda aporta consistencia y solidez a nuestra actividad en los Países Bajos al incorporar un negocio recurrente, con flujos previsibles a medio y largo plazo”, ha explicado el consejero delegado de la compañía, Tobias Martínez. La compañía calcula que la compra tendrá un impacto positivo de más de 11 millones de euros en el ebitda (beneficios bruto de explotación) en las cuentas del próximo año.

DESPLIEGUE DEL 5G

Según Martínez, la compra también supone un paso adelante en el ecosistema 5G que prepara el operador, que ya se vio reforzado en 2016 con la adquisición de CommsCon en Italia. Los emplazamientos de Alticom cuentan con la capacidad para albergar los servidores necesarios para mejorar la capacidad de proceso de datos y almacenamiento que exige el 5G, que tiene una rapidez 1.000 veces superior a la del 3G y una latencia (velocidad de respuesta) de hasta un milisegundo.

“Una estrategia clave en el despliegue del 5G será precisamente la de responder al reto tecnológico de la latencia”, señala el consejero delegado. “La arquitectura de la red plantea ya necesidades como la reducción de las zonas de cobertura”, así como facilitar que el usuario pueda obtener la rapidez y las velocidades de respuesta esperadas, algo en lo que Alticom tiene experiencia y aportará valor a Cellnex.

EXPANSIÓN INTERNACIONAL

Al margen de la operación Alticom, en el último año Cellnex ha destinado unos 800 millones de euros a crecer en mercados internacionales como Francia, Holanda, Italia, Reino Unido o Suiza. Estas inversiones forman parte de la estrategia de expansión de la compañía, que prevé destinar 2.000 millones de euros hasta 2022.

En el primer semestre del año, el operador de infraestructuras móviles redujo sus beneficios hasta los 19 millones de euros a pesar de conseguir un 12% más de ingresos y aumentar un 26% el ebitda. La caída del beneficio se debe al mayor gasto financiero asociado a las deudas contraídas para financiar el plan de expansión internacional, en el que destaca una inversión de 670 millones en Francia para ampliar su red de emplazamientos urbanos.