El 'procés' de independencia ya empieza a tener consecuencias para las empresas. Desde este miércoles CaixaBank ya no forma parte del grupo de valores europeos financieros con más valoración que elaboran los analistas de Goldman Sachs. El banco estadounidense cita como uno de los motivos “la escalada de tensiones políticas en Catalunya” en las últimas semanas y la posibilidad de que se extiendan hasta más allá del 1 de octubre.

Goldman Sachs recuerda en su nota que CaixaBank es el banco “más expuesto” al pulso político de la Generalitat por su peso en el mercado doméstico, donde cuenta con una cuota del 26%. De esta forma, el grupo de banca de inversión saca a la entidad financiera de la Pan-Europe Buy List y pasa a formar parte de la lista neutral, lo que supone perder la recomendación de comprar a pesar del buen comportamiento de las acciones.

SE ENFRÍAN LAS EXPECTATIVAS

El grupo estadounidense cita precisamente la revalorización en Bolsa de Caixabank después de que los mercados vieran con muy buenos ojos la integración del banco portugués BPI y se beneficiara de la mejoría del contexto económico general como otro de los motivos del enfriamiento de las expectativas de la entidad financiera barcelonesa. En lo que va de año, los títulos de CaixaBank se han revalorizado alrededor del 35%, muy por encima del resto de bancos del Ibex.

El contexto de creciente tensión en Catalunya, que previsiblemente irá en aumento hasta más allá del 1 de octubre, combinado con las menores expectativas de tipos de interés y el empeoramiento de la calidad crediticia son los motivos del enfriamiento. Aún así, Goldman Sachs todavía da cierto margen de revalorización de los títulos de CaixaBank a un año vista, pero rebaja su techo hasta los 4,95 euros (actualmente algo por encima de los cuatro) en lugar de los 5,2 euros del anterior informe.