El cambio climático acentuará la escasez de agua potable en el planeta, por lo que cada vez se hace más importante economizar su consumo. Para ello, las nuevas tecnologías tienen mucho que aportar y se multiplican los proyectos que apuestan por el ahorro energético. Uno de ellos es Drop 2.0, creado por Raquel Báez y Víctor Baños. Este último explica a Metrópoli Abierta cómo funciona el aparato en la siguiente entrevista: 

¿Qué es Drop 2.0?
Drop 2.0 es un dispositivo inteligente que permitirá a la ciudadanía ahorrar agua. Te mostrará de forma visual cómo vas consumiendo el agua, mediante la señalización de un semáforo: el verde muestra cuando el consumo es normal, el amarillo cuando consumes más de lo normal y rojo es cuando te encuentras en un tramo excesivo. Es un dispositivo de bajo coste, que puede ser llamado IoT (Internet de las cosas), porque es de bajo consumo y envía datos de manera inalámbrica.

Lo puedes poner en el frigorífico, cerca de la ducha, donde quieras para ver cómo va el consumo de agua.

¿Cómo funciona?
Se conecta directamente con los telelectores de las empresas distribuidoras de agua. Allí te mostramos día a día cómo va tu consumo, sin necesidad de que entres en una APP o página web. Simplemente mediante señalización de semáforo, que es entendible para personas desde 4 años hasta más de 100.

¿Cómo se conecta al telelector?
Mediante wifi, radiofrecuencia, microondas, depende del telelector que tengas.

Entonces el telelector tiene que estar configurado para que se pueda leer, ¿no?
Sí, es parte de las estrategias para ciudades inteligentes que existen.

¿Cómo se instala el aparato?
Llega a tu casa y lo pones directamente donde quieras.

¿No hace falta un técnico o especialista?
No, no será necesario.

¿Cuando usa el futuro es porque el aparato no está todavía disponible?
Nuestra aplicación es business to business. Estamos negociando para distribuirlo con las empresas distribuidoras de agua. Estamos en una aceleradora, que se llama Ship2B, que apoya a empresas centradas en la sostenibilidad. Estamos en el laboratorio de Water4Action, que es específicamente para soluciones basadas en el ahorro de agua. La directora de este laboratorio es Clara Navarro y nuestro equipo lo formamos Raquel Baez y Víctor Baños, que desarrollamos esta tecnología y ahora estamos en la etapa de aceleración, terminamos el dispositivo y testeo.

¿Tienen ya algún acuerdo con empresas distribuidoras de agua?
Uno de nuestros mentores dentro del laboratorio de Water4Action es Aigües de Barcelona.

¿Cómo se les ocurre la idea?
La idea sale después de un concurso. En 36 horas teníamos que desarrollar una idea basada en el big data que nos facilitaron. Nosotros le dimos significado a los datos y aterrizamos en esta solución para ahorrar agua. De allí salió y ha ido madurando hasta que llegamos a este punto que llevamos más de 4 meses en la aceleración de la startup.

¿Ahorras agua al saber que estás consumiendo más de la que deberías?
Hemos revisado varios estudios que señalan que la mayoría de las personas si tuvieran la información ahorrarían agua. Porque, lamentablemente, a día de hoy, no tienes la información hasta que te llega la factura. También está la moda de ahorrar agua, que está en aumento en todas las ciudades. Aparte, esto se puede traducir en un ahorro económico. Si ahorras agua la compañía te cobrará menos. Por esos dos lados podemos impactar en la sociedad, ahorrando agua y dinero.

¿Se desperdicia mucha agua?
Lo que tenemos calculado es que con nuestra solución, cada dos meses podríamos ahorrar 3.300 litros por piso de cuatro personas. Si esto lo traducimos por metros cúbicos y toda Barcelona usara nuestra aplicación, en cinco meses podríamos llenar en volumen el Camp Nou.

Víctor Baños y Raquel Baez, cofundadores de Drop 2.0
Víctor Baños y Raquel Baez, cofundadores de Drop 2.0

¿Por qué se centraron en el ahorro de agua?
Nuestra startup quiere ayudar a aliviar el problema de la escasez del agua. Empezamos en Barcelona por ser una zona semidesértica, aunque muchos no lo notemos. Es una de las misiones de nuestra startup. Ayudar a la sociedad a través de la tecnología, de las aplicaciones de las smartcities, para un bien común y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Los creadores de esta aplicación somos mexicanos y vivimos en zonas semidesérticas en Mexico. Vemos la importancia de la calidad del agua, de cómo se distribuye, cosa que aquí no se valora tanto, pero estoy seguro que en tres o cuatro años esto será más que importante para la ciudad de Barcelona, si es que ya no lo es.

¿Les interesa a las distribuidoras fomentar el ahorro de agua? ¿No va contra su negocio?
Sí, es como una incongruencia. Porque su negocio es vender agua, pero parte de la responsabilidad social de la empresa es ahorrar agua. Mejora mucho la imagen de la empresa, aparte de ayudar a la sostenibilidad del medio-ambiente. La mayoría de estas empresas son o semiprivadas o públicas. ES importante para ellos tener una buena imagen delante de los ciudadanos.