El Gobierno municipal prepara un nuevo marco de participación ciudadana quince años después de la aprobación del último. Un reglamento al que se incorporan las consultas e iniciativas ciudadanas, una de las promesas electorales de la alcaldesa, Ada Colau. Pero también, regula y cambia algunas reglas del juego ya establecidas que no ha gustado a todas las asociaciones de vecinos.

Este martes, la Federación de vecinos y vecinas de Barcelona (Favb) ha presentado hasta 48 alegaciones al reglamento que prepara el consistorio antes de que finalizara el proceso de exposición pública y alegaciones. Casi medio centenar de alegatos suscritos por casi 60 asociaciones de vecinos con la de Montbau presidida por Toni Mateo al frente. Y es él fue inició una cruzada con el objetivo de cambiar algunos aspectos, facilitar la participación ciudadana y dar solución a los “actuales déficits de las normas de participación” como ha considerado en rueda de prensa.

FALTA DE AMBICIÓN

Desde la federación se aplaude la creación de nuevos procesos de consultas e iniciativa ciudadana. “Nos satisface que esté incluido en las nuevas normas pero vemos que algunas de las consideraciones mejorarán este articulado general y en particular, en el carácter vinculante”, puntualizaba Martínez. Pero hay quejas sobre algunos puntos. “De este Gobierno municipal esperábamos una actitud mucho más ambiciosa. La realidad es que es cierto que se proponen mecanismos nuevos que pueden ser muy interesantes por actualizarlo lo que existía hasta el momento, pero todo ello está por demostar”.

“Desde la Favb hemos visto necesario la mejora de estas normas expuestas poniendo el acento en tres cuestiones: la forma de participación en los procesos existentes, que esta participación sea más amplia y la calidad de la participación, mirando de definir mejor los procesos de información y de retorno y el propio carácter vinculante de los procesos”, ha explicado la presidenta de la Favb, Ana Menéndez. Pero hablando claramente, algunos aspectos son más claves que otros.

LOS CONSELLS DE BARRI, EN EL PUNTO DE MIRA

Por ejemplo, Mateo ha explicado que si hasta ahora los consells de barri se convocaban como mínimo dos veces al año por barrio, “resulta que la aprobación inicial es que el compromiso sea de uno al año, como máximo cuatro”. Una opción que a juicio de este vecino de Montbau con el apoyo de la Favb, “no encaja con lo que pide la ciudadanía”. Por ello, desde la Favb se pide un mínimo de tres consells por año.

Otro aspectos criticado por la asociación y recogido en las alegaciones es que se “se revisen a la baja” el número de firmas que se exigen, como ha pedido Martínez. Un número de firmas que varían según si es a nivel de ciudad o de distrito y en cada uno de ellos, los número son diferentes. Aquí la tabla.

interiortabla participacion

Como ha explicado Mateo, en el último proceso participativo para la elaboración de los presupuestos del Eixample, la propuesta más votada ha tenido 210 votos, “parece un poco fuera de lugar que para convocar una Audiencia Pública se exijan en según qué distrito hasta 3.000 firmas. Está un poco fuera de lugar”, puntualizaba el presidente de las asociación de Montbau. “Qué entidad vecinal tienen capacidad de reunir 1.000, 2.000, 3.000 firmas para poner en marcha un órgano de participación. Eso requiere de una reflexión seria por parte de los políticos”, reflexionaba poco después.

RESPUESTA EN SEPTIEMBRE

Martínez también ha señalado que entre las 48 alegaciones, se pide más información y retorno de las consultas abordadas por los vecinos, una mejora de las páginas web de todos los distritos ante la falta de información o de retransmisión por streaming en algunas de ellas.

También reclaman una calendarización de todos los encuentros públicos durante el año -que solo hace el distrito de Les Corts-, detallar el impacto de los procesos participativos antes de que den comienzo o que las medallas de honor se puedan decidir en el consells ciutadans y que dejen de estar en manos de los políticos.

“Cuando la mitad de las asociaciones de vecinos de toda la ciudad deciden expresamente apoyar unas alegaciones sobre la aprobación inicial de la norma es un tema que se debería llevar a consideración. Esperamos que todos los partidos políticos dentro del consistorio consideren estas alegaciones con cariño y darles entrada a todas ellas si es posible”, ha reclamado Mateo. Él, junto al resto de asociaciones vecinales, tendrán que esperar a septiembre para saber cuántas de todas las alegaciones ha tenido en consideración y ha incluido el equipo de Colau.