Barcelona en Comú (BeC) mantiene un apartado en su web para desmentir los rumores que circulan en Barcelona sobre los dirigentes de esta formación y, especialmente, sobre las actividades que llevan a cabo desde las estructuras municipales de la capital catalana, el único bastión de poder que está en sus manos.

Una de las noticias sobre la que más ríos de tinta se han vertido es la que hace referencia al salario que cobraba la alcaldesa, Ada Colau, antes de acceder al sillón municipal de primera edil. En el apartado Diuen, diuen, dicen…, BeC recoge la noticia de que “Trias financió un sueldo a Colau cuando era portavoz de la PAH”. El partido niega la mayor. “Falso. Ada Colau recibía un sueldo de 1.500 euros netos como coordinadora de los proyectos de vivienda del Observatorio DESC. Parte de los ingresos del Observatorio provienen de las subvenciones del Ayuntamiento a entidades sin ánimo de lucro. El contrato de Colau acabó en febrero de 2015”.

El desmentido de la formación es un panegírico de Colau. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), dice, “fue premiada por La Marató de TV3 contra la pobreza; y cuenta desde 2012 con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona. Apoyo que se ha traducido en dos convenios de colaboración entre el gobierno municipal, la PAH y el Observatorio DESC. En cada caso, es la última entidad la que gestiona los ingresos: el primero, de 2013, con un ingreso de 100.000 euros. El segundo, firmado en septiembre del 2014, implica una aportación anual de 120.000 euros durante dos años”.

Estas aportaciones, indica BeC, permitieron al Observatorio DESC contratar “a cuatro personas para desarrollar su labor en defensa del derecho a la vivienda. Una de estas personas fue Ada Colau, que tenía con el Observatorio DESC un contrato de trabajo y coordinaba las acciones en materia de vivienda, entre ellas el apoyo jurídico a la PAH, de la que era activista desde el 2009. En febrero del 2015, añade, presentó la baja voluntaria para dedicarse a la candidatura de BeC.

Y dice el partido: “Su salario a jornada completa era de 1.500 euros. No de 1.973 euros ni de 2.605 euros, como se ha especulado: el primero es el salario bruto, mientas que el segundo es el coste a la empresa, que incluye conceptos como, por ejemplo, las cotizaciones a la Seguridad Social”.

UNA DECLARACIÓN QUE NO CUADRA

Esta afirmación se acerca más a la realidad, aunque políticamente se trata de camuflar su salario verdadero. Para empezar, con unos ingresos de 1.500 euros mensuales no se entiende cómo en su declaración de renta del año 2013 declarase unos ingresos computables de 30.454,89 euros.

En segundo lugar, según una auditoría del Observatorio DESC en poder de Metrópoli Abierta se destaca el coste mensual de Ada Colau para esta organización: 2.699,49 euros mensuales por la organización y coordinación de sus proyectos. En junio y diciembre de 2013, Colau cobró, además de su salario, sendas pagas extraordinarias de 1.973,20 euros. En la auditoría se especifica que “el importe de justificación de la subvención municipal” en el caso de Ada Colau era de 2.699,49 euros al mes, además de las pagas extras.

Junto a Colau trabajaban dos técnicas más: Gala Pin, persona de total confianza de Colau y actual concejal en el Ayuntamiento, cuyo salario era de 1.6846,51 euros. Curiosamente, Gala Pin recibió un finiquito en agosto de 1.652,65 euros (cuya justificación se hizo a cargo de la subvención), pero al mes siguiente, volvió a trabajar en el mismo puesto. Ese mes cobró 677,05 euros, que ascendieron a 1.846,51 euros (su antiguo salario) a partir de octubre.

Otra técnica, Merçè Pidemont, tenía un salario de 1.181,31 euros. En agosto, recibió un finiquito de 1.023,04 euros y en septiembre se reincorporó a su puesto, cobrando 436,80 euros, que ascendieron a 1.191,28 euros mensuales en el último trimestre del año. En diciembre de 2013, el Observatorio DESC incluyó en los gastos de la subvención la paga extraordinaria de una empleada de administración de esta entidad, que ascendió a 1.479,89 euros. Los salarios de enero a mayo de esta empleada también fueron cargados a la cuenta de la subvención: 2.013,38 euros mensuales el primer trimestre; 1.223,13 euros el mes de abril; y 1.263,30 euros el mes de mayo. En julio, su nómina también fue cargada a la subvención pública por valor de 2.013,38 euros.

APARECE LA ESPOSA DE PISARELLO

Y otra curiosidad: Vanesa Valiño, esposa del teniente de alcalde Gerardo Pisarello y fichada en junio de 2015 como jefa de gabinete de la concejalía de Vivienda, también se benefició de las subvenciones municipales: el mes de mayo, cobró una nómina de 1.789,75 euros como directora del Observatorio DESC. En junio, percibió 2.366,30 euros en concepto de nómina y 1.729,63 euros en concepto de paga extraordinaria. En julio y agosto también justificó gastos de la subvención con sendas nóminas por valor de 2.366,30 euros mensuales.

Barcelona en Comú reconoce que “Colau, ciertamente, tenía una paga mientras estaba en la PAH. Pero eran unos ingresos que gestionaba el Observatorio DESC, por unas subvenciones dirigidas a la defensa del derecho a la vivienda. La entidad era libre de gestionar este importe como desease, siempre y cuando sirviese al propósito al cual se había comprometido”. En todo caso, sin embargo, lo que no se puede es desviar el fondo de esa asociación para la tarea que hiciese una de sus trabajadoras en otra asociación, aún cuando el objetivo fuese el mismo. Ada Colau percibía el salario como trabajadora de un proyecto de DESC, no como activista, organizadora o portavoz de la PAH. Y lo que hiciese en el ámbito de esta entidad no puede ni debe ser argumentado para justificar el gasto de una subvención otorgada al Observatorio DESC.

Informe Desc PAH  PAG 7

Informe Desc PAH PAG 11

Informe Desc PAH PAG 12 MEDIDA