Sònia Recasens, concejala portavoz adjunta del grupo municipal PDeCAT, critica la gestión de Ada Colau y su equipo de gobierno en la crisis de Cementiris de Barcelona, provocada por el derrumbe de 144 nichos en Montjuïc.

“La alcaldesa, que es una persona tan activa en Twitter, no ha dicho nada. ¿Dónde está Colau en la crisis de Cementiris”, se pregunta Recasens.

En conversación con Metrópli Abierta, la concejala del PDeCAT lamenta que en Cementiris de Barcelona “se vieron desbordados cuando los restos óseos unos 350 cadáveres quedaron al descubierto y se mezclaron con los de otros difuntos”. “Cuestionamos su procedimiento porque no fue el correcto. Hicieron algunos traslados sin contactar con los familiares y pedimos un consejo de administración extraordinario”, añade.

PRESUPUESTO PARA MANTENIMIENTO

Recasens asegura que su formación pedirá “un nuevo plan director, porque el actual ha quedado totalmente desfasado”. El PDeCAT también exigirá “un aumento del presupuesto del mantenimiento de las instalaciones a partir de ya mismo, y no a partir de 2019 como propone el gobierno municipal”. Y, finalmente, denuncia que tampoco se avisara al forense ni a los bomberos, tras detectarse las primeras grietas el miércoles 13 ni tras el hundimiento del día 15.

“Lo que pasó en el cementerio de Montjuïc ha sido el accidente más grave de los últimos años que han padecido las familias de Barcelona”, sentencia Recasens.

El viernes 22 de septiembre, Jordi Valmaña, director de Cementiris, y Eloi Badia, presidente y regidor de Presidencia, dieron sus explicaciones sobre el hundimiento producido una semana antes. Ambos reconocieron que no avisaron a los bomberos y que no pudieron contactar con los vecinos. Esta crisis puede pasar factura a ambos.