El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha definido hoy el nuevo partido de los 'comunes' como el del "catalanismo popular". Un catalanismo que, según ha explicado, defiende "todas" las soberanías y que surge para impulsar el cambio en Cataluña, en lugar de "supeditarse a la hoja de ruta de la derecha".

Durante su intervención en la asamblea fundacional del nuevo partido de Ada Colau, el dirigente de BeC ha destacado que hoy se construye un "espacio catalanista". Un conglomerado político que se definirá por ser "popular, obrero y feminista" y el cual defenderá "todas" las soberanías y la celebración de un referéndum. Según ha explicado Pisarello, la nueva formación nace "no para supeditarse a la hoja de ruta de la derecha, sino que ha llegado para cambiar y para construir una república libre de corrupción y en la que carguen más los que más tienen".

QUIEREN SER "LA ALTERNATIVA"

Pisarello ha afirmado que, con la creación de este espacio político "muy diverso, como un arrecife de coral", hoy "estamos protagonizando un momento histórico, absolutamente inédito en la historia catalana reciente". La aspiración del partido de Colau busca ser una "alternativa" al actual panorama político. Un espacio que busca "transformar" Cataluña con la "misa ilusión" con la que hace dos años "asaltamos las instituciones", en alusión a la victoria en las municipales en varios ayuntamientos, como el de Barcelona.