Después que saltara a la prensa las pésimas condiciones laborales de algunas azafatas del Open Banc Sabadell – Trofeo Conde de Godó, la CUP – Capgirem Barcelona ha pedido explicaciones al Ayuntamiento de Barcelona. Según esgrime su edil, Maria Rovira, “el Ayuntamiento, en tanto que administración que otorga más de 1 millón de euros para la celebración de este torneo, es el último responsable de las condiciones laborales que se desarrollan”.

Desde la formación de la izquierda independentista consideran que “se han vulnerado los derechos de las trabajadoras” bajo la perspectiva laboral y de género. Por ello, han solicitado al consistorio “que de explicaciones” y “que ponga sobre la mesa qué medidas tomará para que esto no se vuelva a repetir”. Además, el grupo municipal ha exigido sanciones a la organización del Trofeo Conde de Godó."

"SE HA PRODUCIDO UNA COSIFICACIÓN DE ESTAS MUJERES"

“Una administración que se llena la boca hablando de los derechos de las trabajadoras ha de salir y dar la cara”, ha señalado Rovira. Tal como ha especificado la portavoz, “se ha producido la cosificación de estas mujeres utilizando la vestimenta”. Unas minifaldas que habrían servido “para que se convirtieran en un reclamo”, a pesar de las condiciones meteorológicas adversas. Según han explicado algunas de ellas a los medios, tuvieron que soportar lluvia y bajas temperaturas con minifalda y manga corta.

“Pedimos que se paren este tipo de actuaciones y se deje de dar dinero a espacios donde se producen este tipo de agresiones”, ha apuntado Rovira. De hecho, ha recordado que “el Ayuntamiento tiene una oportunidad en el Circuito de Montmeló para evitar que esto se repita”. Tal como ha rememorado, la administración local aporta dinero anualmente a la infraestructura, a pesar que allí “también se produce esta cosificación y este tipo de violencia hacia las mujeres”.

EL DINERO PÚBLICO, PARA EVENTOS POPULARES

La CUP-Capgirem Barcelona ha recordado que, en campaña electoral, Barcelona en Comú afirmó que “no daría el dinero de los vecinos y vecinas de Barcelona a espacios privados, donde hay que pagar la entrada” y en los que, “desgraciadamente”, se “cierran los negocios de esta ciudad”. Según ha considerado Rovira, espacios como el Trofeo Conde de Godó son “punto de encuentro para las élites económicas”.

“Entendemos que una administración pública como el Ayuntamiento de Barcelona no tendría que poner dinero en espacio como este, sino que debería promocionar espacios y torneos populares, donde el conjunto de barrios pudiesen participar de forma gratuita”, ha sentenciado.