La concejal del grupo Demòcrata, Maite Fandos, ha criticado este jueves el "fracaso" del Gobierno municipal para paliar el aumento de las persona que duermen en las calles de la ciudad, y que ha aumentado un 15% en dos años. Fandos señala que se confirma que las políticas de la alcaldesa, Ada Colau, "centradas en el decrecimiento económico de la ciudad, son una condena para los más desfavorecidos", y ha lamentado la política de escaparate del consistorio que, según ella, no trabaja en favor de la personas.

La Xarxa d'Atenció a Persones Sense Llar (Xapsll) de Barcelona ha afirmado que ha visualizado a 1.026 personas durmiendo en las calles --un 9% más que en 2016--, 1.954 en equipamientos municipales y de entidades sociales (+2,5%) y 415 en asentamientos irregulares (+8,4%) en el marco del Recompte 2017. Desde 2008, las personas que duermen en la calle detectadas han pasado de 658 a 1.026 (+56%), mientras que las que duermen en recursos residenciales han aumentado de 1.190 a 1.954 (+64%).

EL GOBIERNO SE VE "SIN HERRAMIENTAS"

La teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, ha observado que la tendencia de la exclusión residencial sigue a la alza: "Mientras no tengamos más herramientas para el acceso a la vivienda, estos datos continuarán creciendo", ha lamentado. El Ayuntamiento ha recordado la entrada en funcionamiento en noviembre de 2016 de 48 plazas de alojamiento individual en la calle Sant Pere Més Baix, y las 41 plazas para atender a personas sin hogar y con problemas de salud mental en Cal Muns. "Se debe concebir la vivienda como un derecho y poner un tope a los precios de las viviendas", ha reclamado la concejal, que ha criticado que el Gobierno central y el Govern niegue la importancia de regular los precios de los alquileres.