El 1-O se ha cobrado una nueva víctima. El presidente del Consorci d'Educació de Barcelona, Lluís Baulenas, ha sido cesado por el Govern de la Generalitat en plena búsqueda de locales para el referéndum. Será la propia consellera d'Educació, Carla Ponsantí, la que ocupe su lugar. ¿El objetivo? Asegurarse el éxito del 1-O en la capital catalana, independentiemente de la decisión final que tome la alcaldesa Ada Colau sobre si ceder locales municipales para las votaciones.

En declaraciones a Rac1, Colau ha advertido que Ponsatí asume la presidencia del Consorci por "motivos obvios", en relación a la firma de documentos relacionados con el 1 de octubre, que podría suponerle la inhabilitación. La alcaldesa ha explicado que la consellera le comunicó el cese de Baulenas "antes de que fuera público" y que su lectura sobre la situación es que Ponsatí "asume toda la responsabilidad sobre lo que se firme".

Los cambios en el Consorcio de Educación de Barcelona aparecen recogidos este miércoles en el Diari Oficial de la Generalitat (Dogc). Baulenas mantiene su cargo como secretario general de la Conselleria. La resolución se ha publicado con fecha de este martes, el mismo día en que Baulenas presentó el inicio del curso escolar sin que trascendiera su cese.

MÁS DE 200 CENTROS

El Consorcio de Educación de Barcelona está participado en un 60% por la Generalitat y en un 40% por el Ayuntamiento y dispone de una amplia red de inmuebles que pueden ser puntos de votación, como ya se demostró con la consulta participativa del 9 de noviembre de 2014. Entre estos edificios destacan los centros educativos públicos de Infantil, Primaria, ESO y postobligatoria. Se calcula que el Consorci podría ceder más de 200 locales para el reférndum en la capital catalana.