La futura prisión de Zona Franca levanta polvareda dentro y fuera del Ayuntamiento. Los vecinos de La Marina rechazan una construcción que no les ha sido consultada y sostienen que con ella, el barrio será el área con más cárceles por metro cuadrado, teniendo en cuenta el recinto del CIE. Críticas que también se han escuchado en el último pleno del Ayuntamiento del distrito de Sants-Montjuïc.

El pasado jueves (11 de mayo), el equipo de gobierno del distrito y los grupos políticos con representación municipal aprobaron la modificación del Pla General Metropolità (PGM) que permitirá su construcción. Todos los partidos dieron su voto a favor excepto tres, que acompañaron su postura con críticas al proyecto municipal. Estos grupos fueron los de la CUP, que votó en contra, y el PP y el Grup Municipal Demòcrata que se abstuvieron.

Por un lado, el vicepresidente del grupo municipal del PP, Jose Antonio Calleja, reconoció que su partido está a favor de que se trasladen los espacios penitenciarios. Pero Calleja también criticó que la prisión se vaya a construir en suelo municipal siendo competencia de la Generalitat a donde, tradicionalmente, van a parar “los peores equipamientos, los que no quiere la ciudad”, argumentó.

“Creemos que la Generalitat tendría que dar un paso adelante reconociendo la labor de Barcelona por acoger la prisión y dar una compensación que buena parte de ella vaya a parar al barrio de La Marina”, espetó Calleja ante el resto de representantes políticos.

NI CUP NI GMD VEN CLARA SU UBICACIÓN

En el turno del grupo de la CUP, la consellera Josefina Macias sostuvo que a su partido no le gusta el lugar escogido y que con este tipo de decisiones, “se encarcela a las personas en lugares invisibles”. Además, aprovechó la intervención para preguntar por los medios de transporte con los que contarán familiares y presos para acceder a la zona donde también habrá un centro de día. Una cuestión que fue resuelta por el conseller portavoz del PSC, Albert Deusedes, quien aseguró que tanto las líneas de autobús del V3 como el 109 y el 23 llegarán a la nueva prisión.

La intervención del también conseller del Grup Municipal Demòcrata Sergi Sarri demostró que su partido cree que “se podría haber hecho de otra forma” en vez de “poniendo la prisión en el sur del barrio a cambio de nada”. Además, criticó que el grupo de gobierno haya desaprovechado una propuesta como era la construcción de las pistas de esquí en el barrio de La Marina y sentenció su intervención con una frase dirigida al partido que está en el gobierno municipal: “Victorias que se alimentan de mentiras son la semilla de futuras derrotas”.

RESPUESTA DEL PSC

Por su parte, ERC se limitó a votar a favor y Ciutadans, que también dio su voto afirmativo a la modificación del PGM, consideró que “ahora se va a ir a contrarreloj por cerrar La Modelo sin antes construir la nueva prisión”.

Tras escuchar todas las intervenciones, el socialista Deusedes también se dirigió al grupo municipal del PP asegurando que no se puede decir que en La marina no se han hecho inversiones ya que en el último año se han presupuestado 44 millones de europs para la construcción del metro y otros 15 millones para el plan de barrios.