El turismo y la vivienda son dos de los principales problemas de los barceloneses. El turismo ocupa la primera posición y la vivienda, el cuarto puesto de la encuesta de servicios municipales hecha por el Ayuntamiento. El turismo ya hace años que es una de los preocupaciones de los ciudadanos, pero los elevados precios de las viviendas, tanto de compra como de alquiler, han disparado el acceso a la vivienda a los primeras posiciones.

La encuesta se hizo entre el 4 de abril y el 27 de junio a 6.000 personas y, por tanto, no ha tenido en cuenta dos hechos importantes: el atentado jihadista de agosto y el conflicto político y judicial por el proceso independentista. Ambos temas hubieran podido alterar algo los resultados. El paro y las condiciones de trabajo es la segunda preocupación de la ciudadanía (8,6%), y la circulación y el tráfico, la tercera (7,3%).

Las menciones al turismo como principal preocupación prácticamente se han doblado respecto a la encuesta del año pasado y pasan de 8,1,% del 2016 al 15,6% de este año. Parte de esta preocupación hay que buscarla en las molestias derivadas del turismo y en la presión que esta actividad ejerce en los barrios.

Según el teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, la preocupación por la vivienda aparece de nuevo porque podemos estar ante una nueva burbuja inmobiliaria. En los años 2002 y 2003, durante la anterior escalada de precios, se manifestó como un problema para muchas personas, y ahora ha vuelto.

"Desde los años 90, la vivienda es uno de los puntos débiles del modelo social barcelonés", subraya Pisarello. Ahora, la vivienda es la preocupación del 6,7% de la gente, cuando hace un año lo era para un 2%. La contaminación y el medio ambiente, la inseguridad y la limpieza preocupan a un 6% de los barceloneses.

EL TRANVÍA, MEJOR TRANSPORTE

Por primera vez, el Ayuntamiento ha preguntado a la ciudadanía por el tranvía, obteniendo la mejor puntuación del transporte público (7,2), por delante del metro (7,1) y del autobús (7). Y no es casualidad que sea ahora que el gobierno municipal pregunte por el tranvía. Queda un año y medio para el final del mandato y Ada Colau todavía no tiene encarrilado uno de sus grandes proyectos: unir el tranvía por la Diagonal.

Imagen de archivo de dos convoyes del tranvía en Francesc Macià / Ajuntament de Barcelona

Tranvías en la Diagonal de Barcelona.

Llama la atención que con el pacto de gobierno entre PSC y Barcelona en Comú en entredicho, la gestión municipal ha obtenido la mejor nota, 6,4, desde que se hace la encuesta. El teniente de alcalde ha dicho que esta nota avala el pacto con los socialistas, al igual que los acuerdos que se han alcanzado con otros grupos municipales.

Sin embargo, Pisarello ha querido diferenciar la gestión de la ciudad del apoyo que está dando el PSOE a la aplicación de artículo 155 de la Constitución, algo que considera "muy grave", y que puede poner fin al pacto entre ambos en el gobierno de la ciudad. Las bases de Barcelona en Comú deben decidirlo esta semana.

LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA

El principal problema que ven los barceloneses en Catalunya es su encaje con el resto de España. Así lo ven un 24,% de los encuestados. Y sobre en España, un 25,6% señala como principal preocupación la corrupción. Precisamente, esta semana tiene que quedar visto para sentencia el caso Gürtel.

Desde 2012, cuando mandaba el alcalde Xavier Trias, los ciudadanos valoran positivamente la gestión del Ayuntamiento en el ámbito económico. Un 43,4% aplaude los números de Colau, lo que llama la atención porque sucede en ejercicios que la oposición le tumba el presupuesto y la alcaldesa se ve obligada a prorrogar el del año anterior.

Los servicios municipales mejor valorados son las bibliotecas públicas, con un 7,9 de puntuación, seguido de los centros cívicos (7,5), y la recogida de basura y las actividades culturales (un 7,4 ambos).

La encuesta también pone deberes al Ayuntamiento. Y los principales son mejorar la limpieza --la dotación se incrementará en siete millones--, trabajar para mejorar la gestión del turismo y facilitar el acceso a la vivienda, lo que pasa por controlar los precios del alquiler y crear un parque público de vivienda.

Finalmente, el Ayuntamiento es la institución mejor valorada por los vecinos, con un 6,4, por delante de la Generalitat y el Gobierno central.