Revés para el Ayuntamiento de Barcelona. El Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP) ha estimado este jueves el recurso presentado por Endesa y ha anulado el concurso municipal para el suministro eléctrico del consistorio. El ente, que es independiente aunque está adscrito a la Generalitat, ha resuelto que la cláusula relacionada con la pobreza energética no se ajusta a la legalidad.

Tanto Endesa como Gas Natural decidieron no presentarse al concurso para suministrar electricidad al Ayuntamiento de Barcelona, que asciende 65,2 millones, porque consideraron que la cláusula sobre pobreza energética era “discriminatoria”. En su resolución, el TCCSP ha estimado parcialmente el recurso presentado por la eléctrica y ha decidido “anular los pliegos y el anuncio de licitación”.

Tras conocerse el dictamen, fuentes del Ayuntamiento han asegurado a Metrópoli Abierta que han recibido la resolución y que la están “estudiando y valorando”, pero que no hará declaraciones hasta este viernes. Por su parte, Endesa ha señalado que la resolución del TCCSP está en consonancia con la posición de la compañía y no ha querido hacer más valoraciones.

NO BASTA CON BUENAS INTENCIONES

La resolución del TCCSP, fechada el 1 de marzo de 2017, reconoce que “las buenas intenciones del ayuntamiento” son “loables y encomiables” para reducir la pobreza energética, pero que con eso no basta. “Sus decisiones están sujetas a la aplicación de la legalidad sin ningún otro condicionante como garantía del Estado de derecho y en aras a garantizar la necesaria seguridad jurídica", añade el fallo.

La principal crítica del tribunal los pliegos del contrato es que una cláusula como la que planteaba el Ayuntamiento debe estar muy bien definida, algo que no cumplía el concurso municipal. "No aporta las obligaciones a ejecutar por el contratista de una manera clara e inequívoca", por lo que no puede considerarse un contrato público.

En concreto, el TCCSP estima que las compañías “no conocen sus obligaciones” porque no han firmado el convenio en materia de pobreza energética con el Ayuntamiento. El tribunal también recuerda al consistorio que no ha fijado un precio a la parte del contrato relacionada con la pobreza energética, en contra de lo que establece la normativa.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

La oposición ha aprovechado la resolución del tribunal para cargar contra Colau. El concejal de Cs en Barcelona, Santiago Alonso, ha acusado a la alcaldesa de generar “frustración” a la ciudadanía por promover “iniciativas sin futuro” y ha pedido al consistorio que deje de anunciar medidas vacías y sin fundamento.

Por su parte, el portavoz del grupo Demòcrata en Barcelona, Joaquim Forn, ha lamentado el fallo del tribunal y lo ha achacado a que las “cosas no se han hecho bien”. Forn ha recordado que “no es suficiente tener buenas intenciones para hacer frente a la pobreza energética”, por lo que ha pedido que sean rigurosos y jurídicamente impecables para evitar situaciones similares.