Barcelona en Comú y su socio de gobierno muestran sus sintonía en el día a día del Ayuntamiento, pero como en todo matrimonio político hay líneas rojas y en este caso, es el referéndum soberanista.

Este viernes Ciutadans ha llevado una propuesta al pleno del Ayuntamiento en el que pedía que el consistorio cumpla con la ley y se niegue a participar o facilitar el proceso de votación el próximo 1 de octubre. Una propuesta en contra del procés que una vez más ha contado con el apoyo del grupo municipal del PP y del PSC y la oposición del resto de grupos. El mismo escenario que hace un mes, en el pleno de junio, ante una similar propuesta de los populares.

EN CUESTIÓN LOS FONDOS PÚBLICOS

La encargada de defender la propuesta, Carina Mejías,  ha pedido al equipo de gobierno que no sea un prisionero más de la estrategia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, “con la que pretenden sumar votos”, ha declarado. La líder del grupo municipal naranja ha pedido que se cumpla la ley y que no se destinen fondos públicos el próximo 1 de octubre. La misma petición que ha suscrito el popular Alberto Fernández Díaz quien también ha pedido que no se implique a los funcionarios en el referéndum.

El líder de los socialistas, Jaume Collboni, ha sido el tercero y último portavoz municipal que ha votado en contra. Con una de cal y otra de arena, el socio de gobierno de Ada Colau y su equipo ha votado en ha defendido el respeto al principio de legalidad pero ha sostenido que lo único que le acerca al PP. “Aquí empieza y acaba nuestra coincidencia”, añadía antes de cargar contra la instrumentalización de las instituciones y la incapacidad e de negociar de los populares desde el Gobierno central.

ATAQUE AL “HEROÍSMO” DE TRIAS

El resto de grupos ha votado en contra alegando la necesidad de ejercer el derecho democrático de participar en el referéndum. El líder del Grup Demòcrata y exalcalde, Xavier Trias ha vuelto a poner su nombre y su cargo a disposición del equipo de gobierno para asumir "riesgos" y dar la cara ante el referèndum que, como según ha dicho, ya ha hecho antes. “No tengan miedo, estaremos a su lado para que se pueda votar el día 1”, puntualizaba. Pero su propuesta, más allá de acercar al Gobierno municipal se ha llevado una reprimenda por parte del primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

El regidor ha cargado contra Trias por “hacerse el héroe” en las últimas semanas cuando estando en el gobierno no puso las mismas facilidades. Para ello ha lanzado varios argumentos, uno de ellos de lo más contundente: “¿Cuántos colegios abrió el 9-N? Ninguno”. Pisarello que también ha defendido la necesidad de participar en referéndums como síntoma de buena salud de la democracia, ha reiterado la posición del consistorio al reclamar información a la Generalitat y Gobierno central antes de tomar una decisión en firme.

LA AUSENCIA DE COLAU PARA DAR EL PECHO

La nota discordante se ha producido entre Colau y Carina. Durante el debate, la alcaldesa se ha tenido que ausentar y la líder de Ciutadans ha aprovechado ese momento para cargar contra Colau sin saber que se acabaría convirtiendo en un boomerang en su contra.

“Les pedimos, insisto, algo tan sencillo como que el Gobierno municipal y la alcaldesa, que se acaba de ausentar porque se ve que este tema no le interesa, en nombre de todos los barceloneses se comprometa a respetar con firmeza la legalidad constitucional”, reclamaba Mejías en sede municipal. Poco después se incorporaba de nuevo Colau, encargándose de nuevo de ceder el turno de palabra que en su ausencia había asumido la regidora Laia Ortiz.

Una vez finalizadas las intervenciones de todos los grupos políticos, Colau ha tomado la palabra para criticar con firmeza las palabras de Mejías, a quien le ha rebatido su ausencia por atender a su hijo de tres meses, Gael.  

“Por cierto me han comentado que ha dicho que me he ido porque no me interesaba el punto, y no es en absoluto así. Me interesa todos los puntos que se tratan en este pleno pero tengo un bebé de tres meses al que le tengo que dar el pecho y si prefiere que lo haga aquí desde la presidencia o es mejor que salga y se lo de fuera”, ha contestado Colau, recibiendo el aplauso de algunos de los presentes y la sonrisa por respuesta de Mejías.

En una intervención posterior, Colau también ha reprochado al líder popular su voluntad de instrumentalizar las instituciones y le ha pedido "sentido de Estado" como miembro del partido que preside el Gobierno y bloquea el referéndum.