El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, se ha desmarcado este lunes de la polémica de las banderas y los pitos al Rey Felipe VI que tuvieron lugar el pasado sábado en la manifestación del passeig de Gràcia, y se ha limitado a destacar la cabecera integrada por los profesionales de los servicios de emergencias, entidades y familiares de las víctimas. Además, ha desmentido que la ANC se encargara de las tareas de orden y ha asegurado que esa labor siempre estuvo en manos de los cuerpos de seguridad, como los Mossos d'Esquadra.

NO SE MOJA

De la “manifestación ciudadana”, Pisarello ha asegurado que “lo más importante” de la marcha fue la cabecera y no ha entrado a valorar polémicas. De hecho, en ningún momento ha hecho referencia a la sonora pitada que se llevó el monarca o la presencia de banderas españolas y esteladas, a pesar que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pidió horas antes a la manifestación que se dejaran estos símbolos en casa. Cuestión que, a posteriori, el teniente de alcalde ha esquivado con estilo al sacar a relucir el acto “sereno” que tuvo lugar en la plaça de Catalunya y que “conectaba” con la ceremonia intereligiosa del jueves. Pisarello ha vuelto a dar relevancia a la imagen que ha proyectado Barcelona estos últimos días, y ha celebrado que se haya reafirmado como “ciudad de paz y orgullosa de su diversidad”, la cual “no cederá ante el odio”, ha señalado. De hecho, para mantener viva esta llama, ha asegurado que el memorial espontáneo que surgió en la parte más alta de La Rambla se mantendrá los próximos días, aunque también ha anunciado que el resto de altares en memoria de las víctimas serán retirados a partir de las 22:30 horas de este lunes.

El memorial situado en La Rambla junto plaça de Catalunya será el único que reste activo / DAVID GARCÍA MATEU
El memorial situado en La Rambla junto plaça de Catalunya será el único que reste activo / DAVID GARCÍA MATEU

LA SEGURIDAD, A CARGO DE LOS MOSSOS

Por último, la mano derecha de Ada Colau ha desmentido algunas informaciones de estos últimos días, las cuales apuntaban que el Ayuntamiento de Barcelona habría cedido a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) las labores de establecer el orden en la manifestación contra el terrorismo. Tal como ha subrayado Pisarello, “ninguno de los voluntarios hizo labores de órdenes”, sino que se limitaron a repartir flores y dar información a los asistentes a la marcha. Motivo por el cual, les ha agradecido la labor, pero ha asegurado que la seguridad corrió en todo momento a cargo de los Mossos d'Esquadra.