La inmobiliaria MK Premium ha amenazado con denunciar a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, si no se retracta de las acusaciones que realizó en una publicación de Facebook del pasado 30 de marzo en la que acusó a la empresa de protagonizar un caso de acoso inmobiliario.

A quien ya ha denunciado dicha inmobiliaria es a la concejal del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, a la que reclaman una indemnización de 3.000 euros por injurias y calumnias por acusar a la empresa de ejercer violencia inmobiliaria por comprar el edificio con vecinos del número 13 de la calle Lancaster.

El importe que le reclama a Pin la inmobiliaria corresponde a la indemnización que exige por daños y perjuicios patrimoniales, que asegura que todavía están por acabar de determinar, "pues los efectos nocivos de las manifestaciones realizadas permanecen en la actualidad y previsiblemente continuarán en el futuro".

La denuncia se presentó el pasado lunes 3 de abril en el juzgado de primera instancia número 39 de Barcelona. MK Premium ha alertado en un comunicado difundido este lunes que "ante la actitud reiterada y hostil de los representantes del consistorio con el sector", grandes empresas se están planteando una segunda demanda conjunta.

En el comunicado difundido para informar de la denuncia, MK Premium se presenta como una compañía familiar y considera que las acusaciones de Pin pretenden dañar la reputación y la imagen de la empresa, perjudicando sus intereses económicos. La inmobiliaria defiende que procedió "de forma amistosa" a la resolución anticipada de todos los contratos de arrendamiento del edificio -excepto uno, que sigue vigente-, y ha tachado las acusaciones de Pin de tendenciosas, infundadas, desproporcionadas y lesivas.

RESPUESTA DE COLAU Y PIN

Ada Colau y Gala Pin han respondido a la denuncia que lo que hace su Gobierno municipal es defender a los vecinos. En un apunte en Twitter, Colau ha asegurado que su gobierno "siempre estará al lado de los vecinos y vecinas víctimas de malas praxis asociadas a la especulación".

"Nos han votado para que defendamos Barcelona", ha añadido la alcaldesa, mientras que Pin ha advertido a la inmobiliaria , también a través de Twitter, que "mi trabajo es defender a los vecinos".