Miquel Iceta, primer secretario del PSC y candidato a la presidencia de la Generalitat, ha cargado con Ada Colau por la ruptura del pacto de gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona. Iceta ha dicho que "no podremos mirar como hacíamos hasta ahora a la gente de los comuns" y ha añadido que la dirección de este partido "no es de fiar" porque, en su opinión, el acuerdo dejaba fuera todas aquellas cuestiones que no estuvieran relacionadas con Barcelona.

"Entre Barcelona e independencia, los comuns han escogido independencia. Entre estabilidad e inestabilidad, han escogido inestabilidad. Entre un gobierno de izquierdas y ceder ante Alfred Bosch y Xavier Trias, han elegido lo segundo. Quiero agradecer al 45% que ha votado en contra de romper el pacto", ha subrayado un enfadado Iceta.

LA ALCALDESA SE ESCONDE

El PSC confiaba en el ejecutivo de Barcelona y en quienes suscribieron el pacto, en mayo del 2016, que dejaba fuera las cuestiones que no estuvieran relacionadas con la ciudad, según el PSC. "Ni con esto ha sido de fiar la dirección de los comuns", ha aseverado Iceta. El partido de Colau ha roto con el PSC por el apoyo de los socialistas a la aplicación del artículo 155 en Catalunya.

Iceta ha lamentado que Colau no haya expresado su opinión sobre si se debía mantener o no el pacto: "Se ha querido esconder y esconder su opinión. Esto demuestra que puede ser la alcaldesa, pero no es la líder que Barcelona necesita".

El todavía segundo teniente de alcalde del consistorio, el socialista Jaume Collboni, ha reaccionado en sus cuenas de twitter y facebook. Según Collboni, "hacía falta reconstruir el país, no romper más cosas. Hacía falta priorizar la alianza de izquierdas. Esto es lo que he defendido y defenderé", ha escrito el líder del PSC en Barcelona.

"Venimos de lejos y el futuro de Barcelona está lleno de oportunidades", ha añadido Collboni, que se ha fotografiado con todos los alcaldes socialistas que ha tenido la capital catalana: Narcís Serra, Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Hereu.