Más de lo mismo. El debate político de les Glòries está enquistado. Paralizado. Los discursos de cada formación política han sido un 'déja vu' de lo ya escuchado en las ruedas de prensa, comisiones extraordinarias y consejos de administración. En este caso, sin embargo, ha faltado la voz del director de Bimsa, Ángel Sánchez. Él fue el único que dio detalles técnicos de costes, calendarios y procesos de licitación. Desde la CUP – Capgirem Barcelona, Maria José Lecha le ha echado de menos.

El resumen del debate ocupa unas pocas líneas. La oposición ha vuelto a pedir más información de cómo el ejecutivo gestionará la resolución del contrato y ha acusado al Gobierno municipal de imponer la paralización de las obras de les Glòries y generar incertidumbres. Por su parte, el Gobierno municipal ha defendido que la resolución del contrato era la mejor opción para no generar más sobre costes, más retrasos y la pérdida de control de la obra.

LA PRIMERA CARRERA DE OBSTÁCULOS

Tal como ha señalado el regidor del ejecutivo, Daniel Mòdol, “todos los agentes: Ayuntamiento, Gobierno, Bimsa, los vecinos y las empresas constructoras” ven como mejor opción es “la resolución del contrato”. “Es curioso que todo el mundo haya decidido que esta sea la única solución y ustedes no”, ha dejado caer. Les Glòries ya se dibujan como la primera carrera de obstáculos hasta la convocatoria de las próximas elecciones.

Sobre las invetsigaciones judiciales en el concurso público y su presunta relación con la trama del 3%, desde el grupo Demòcrata, Joaquim Forn ha asegurado que la adjudicación se realizó de una forma “impecable”. Punto de vista en el que ha vuelto a chocar con la opinión de Lecha. “El debate de les Glòries está encarado a las mentiras y a la hipocresía. La UTE está incumpliendo el contrato y la oferta que presentó. ¿Nos proponen vulnerar la ley de contratos públicos con las empresas del 3%?”, ha puesto sobre la mesa la antisistema.

"SOLO QUIEREN TRANVÍAS Y BICICLETAS"

Desde la bancada de Ciutadans, Carina Mejías ha vuelto a criticar las decisiones del Gobierno. “Les sobra ideología y les supera la gestión; no quieren una infraestructura hecha solo para el transporte rodado; solo quieren tranvías y bicicletas”, ha considerado. Por su parte, el líder de ERC ha pedido realizar una consulta para saber la opinión de los vecinos y ha acusado al ejecutivo de ser “ una fábrica de crear problemas”.

Alberto Fernández Díaz (PP) ha reprochado a la regidora de Urbanismo que no hiciese nada cuando tuvieron la información disponible meses atrás y ha pedido que la decisión de la rescisión de los contratos se tome en el próximo plenario. Lo que no ha explicado Fernádez Díaz es por qué su partido votó en contra de romper los contratos en la comisión extraordinaria, mientras que luego se abstuvo en el consejo de administración de Bimsa. Al final, lo único interesante del día de la marmota ha resultado ser la bronca entre Janet Sanz y el exalcalde Xavier Trias.