Actos institucionales suspendidos y equipamientos públicos como bibliotecas o centros cívicos cerrados en Barcelona durante este 3 de octubre. El Ayuntamiento se suma al “paro de país” convocado por la Taula per la Democràcia para protestar contra la violencia policial del 1-O e interrumpe su actividad durante esta jornada de movilizaciones.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha destacado que, ante los últimos eventos, "las respuestas unitarias son las respuestas necesarias”. Asimismo, Pisarello ha remarcado que la intención del consistorio es "dar visibilidad a esta protesta", motivo por el que miembros del Gobierno de Ada Colau prevén asistir a la concentración de esta tarde para rechazar una situación que consideran "absolutamente intolerable".

En cuanto a las escuelas de la capital catalana, el primer teniente de alcalde ha señalado que la apertura depende de cada centro y no del Consorci d’Educació de Barcelona, formado por la Generalitat (con un 60% de participación) y el Ayuntamiento (40%).