Esta noche de lunes, a partir de las 22:30 horas, un equipo de técnicos del Ayuntamiento de Barcelona procederá a retirar los espacios de homenaje y memoria que se han instalado en La Rambla tras el atentado terrorista del 17-A. Unos elementos que ya han sido catalogados y que, en parte, serán preservados por el Museu d'Història de Barcelona (MUHBA), tal como ha explicado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. Sin embargo, cabe destacar que el espacio situado en la confluencia de La Rambla con la plaça de Catalunya continuará habilitado para dejar muestras de condolencias.

“UNA AUTÉNTICA JOYA”

Tal como ha destacado Pisarello, “este mosaico de memoriales ofrece una imagen muy emocional y muy impactante de la ciudad”. “Una auténtica joya que nos hace sentir muy orgullosos de la ciudad que tenemos”, ha expresado el teniente de alcalde. Sin embargo, el edil también ha querido precisar que “tenemos la necesidad de empezar a restaurar una cierta normalidad La Rambla” en relación a la “vida comercial, la movilidad y la seguridad”. Una cuestión que, ha destacado, le han hecho llegar los comerciantes y las entidades, cosa que “nos obliga a proceder a retirar estos elementos que tenemos allí”, ha declarado.

Con tal de preservar algunos de los objetos depositados, Pisarello ha asegurado que se hará una labor “artesanal” a la hora de recoger velas, flores, mensajes y demás. En total, se han documentado de forma gráfica y topográfica 131 espacios memoriales, los cuales engloban tanto el mosaico de Miró o la font de Canateletes, como los carteles que algunos vecinos han colgado de sus balcones o los mensajes escritos sobre los adoquines.

Una chica escribe en el suelo de La Rambla tras la manifestación del pasado sábado / DAVID GARCÍA MATEU
Una chica escribe en el suelo de La Rambla tras la manifestación del pasado sábado / DAVID GARCÍA MATEU

SOLO QUEDARÁ UN MEMORIAL ACTIVO

En el dispositivo de recogida participarán 30 personas y estarán supervisadas por profesionales del Archivo Municipal y del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA). Tal como ha adelantado Pisarello, los elementos “se agruparán en cajas, diferenciando documentos escritos y el resto de objetos; las flores secas para hacer compostaje y las velas para que entidades puedan hacer reciclaje de la cera”. Sin embargo, cabe destacar que uno de los espacios continuará habilitado “para que la gente pueda continuar mostrando sus condolencias y solidaridad en el caso que no lo hayan podido hacer hasta ahora”, ha resaltado el edil. En el caso de los mensajes que hay escritos sobre la acera, estos también serán borrados.

La zona es la que se encuentra situada detrás de la boca de metro de plaça de Catalunya, justo en el punto más alto de La Rambla. De todas formas, desde el consistorio ya han señalado que, con tal de no generar problemas de movilidad, el espacio quedará limitado y se irá vaciando periódicamente de aquellos elementos que más se vayan degradando con el paso del tiempo. Una idea que ya aplicó la ciudad de París en su plaza de la República tras los atentados en la Sala Bataclán.

Un peluche en el memorial situado junto a la plaça de Catalunya / DAVID GARCÍA MATEU

EL MEMORIAL QUEDA PARA MÁS ADELANTE

Respecto a los libros de condolencias, Pisarello también ha señalado que las 18.000 firmas físicas serán digitalizadas y que los otros 30.000 mensajes virtuales serán validados en las próximas semanas para dejarlos abiertos al público. Por último, el consejero técnico de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, ha señalado que desde el distrito trabajarán con afectados, entidades y partidos políticos para tener a medio plazo una señalización que recuerde lo que sucedió en La Rambla el pasado 17 de agosto.