La juez de Sabadell (Barcelona) que investiga el "cas Mercuri" ha archivado la pieza en la que imputó al actual segundo teniente de alcalde y líder del PSC municipal, Jaume Collboni, al considerar que no existen indicios de que cometieran tráfico de influencias. En un auto al que ha tenido acceso Efe, la titular del juzgado de instrucción número 1 de Sabadell, Beatriz Faura, acuerda el sobreseimiento provisional de la pieza separada del "caso Mercurio" que abrió sobre las gestiones que hizo el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos con Collboni y el exlíder socialista, Pere Navarro.

TRATO DE FAVOR POR UNA LICENCIA DE TELEVISIÓN

Los presuntos entresijos que mantenían los tres pretendían interceder ante el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC). La idea era dar apoyo a un empresario amigo para que se le concediera la concesión de una licencia de televisión. En su escrito, la juez concluye que, pese a que los investigados contactaron entre ellos telefónicamente y se interesaron por el asunto, no se ha acreditado que realizaran ningún tipo de "presión" para beneficiar al empresario televisivo en la concesión de licencias del CAC.

"Lo único que ha podido acreditarse es que se trató de una actuación de mero trámite e informativa, pero sin que haya resultado acreditado que se realizara con algún tipo de connotación de presión o influencia a tercero", remarca el escrito de la juez. De esta manera, se archiva la pieza separada 29 de las 33 de las que consta la macrocausa del "caso Mercurio".

COLLBONI NO HIZO NADA

La juez recuerda en su auto que los investigados negaron "categóricamente" haber presionado o influenciado a nadie en beneficio al empresario, ya que Collboni, por entonces responsable de Comunicación del PSC, se limitó a admitir que únicamente escuchó a Bustos. Según sostuvo, en ningún momento “llegó a realizar ninguna gestión o actuación ni tener intención de hacerlo", al no ser su competencia.

Navarro, por su parte, reconoció ante el juez haber hablado con Bustos y con el empresario televisivo, aunque negó haber hablado con ningún miembro del CAC para que votara a favor del empresario y haber realizado alguna gestión en este tema.De hecho, los miembros del CAC que comparecieron como testigos ante el juez también negaron haber recibido presión o influencia para decidir y resolver el asunto en favor del empresario, según recuerda la magistrada.

Por este motivo, la juez considera que, "al margen del reproche ético o moral" que pueda hacerse respecto al contenido de las llamadas pinchadas por los Mossos d'Esquadra, no se ha podido acreditar "suficientemente" que incurrieran en un delito de tráfico de influencias. De hecho, en las conversaciones grabadas a Bustos, el exalcalde de Sabadell se quejaba de que, en relación a este caso, "Collboni no hizo absolutamente nada de nada, de nada, de nada (...). Estuve tres semanas detrás de él mandándole mensajes, no me contestaba".