El aeropuerto del Prat continúa desbordado por la falta de agentes de la Policía Nacional en el control extraordinario de pasaportes, decretado como medida de seguridad. Ante esta caótica situación, el regidor de Empresa del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha vuelto a denunciar públicamente la inacción del Gobierno central y le ha acusado de negligente: “No creo que haya mala fe”, ha dicho en referencia a la falta de recursos humanos que destina Madrid, “pero igual hay una cosa que es peor: la negligencia”.

Collboni ha recordado que hace dos semanas ya interpeló a los representantes del Gobierno del Estado a enmendar la situación que se vive en el aeropuerto de Barcelona. Una circunstancia que, en su opinión, “afecta a la ciudadanía, al turismo y a la reputación internacional de Barcelona”. Por este motivo, el regidor ha exigido al Estado que “dote de los recursos suficientes” a la infraestructura para poder llevar a cabo el control de los pasaportes.

UNA “IMPROVISACIÓN” DEL ESTADO

Según ha sopesado Collboni, el problema de partida ha sido la “improvisación”. El cómo ha abordado el Estado la medida de seguridad extraordinaria decretada en el espacio Shengen. Ahora, el regidor municipal espera que “las administraciones orienten sus declaraciones y sus acciones a resolver el problema y no para crear otros”, ha dicho en referencia a las últimas valoraciones provocadoras del ejecutivo central.

Desde la administración local, el edil ha querido recordar el “sobresfuerzo” que ha supuesto la conectividad internacional del Prat. En los últimos 10 años se han duplicado los vuelos directos a capitales internacionales, pasando de 17 a 34. Un dato que, en opinión de Collboni, se trata de un “éxito rotundo del Prat” y que ahora toca “cuidar”.

REUNIÓN DE EMERGENCIA

Este miércoles el Govern de la Generalitat de Catalunya ha convocado una reunión de emergencia para abordar el asunto que envuelve al Prat. Un encuentro al que asistirán tanto los responsables del poder autonómico como los de la ciudad de Barcelona, así como representantes de la Cambra de Comerç. Sin embargo, por parte de la Delegación del Gobierno todavía no hay confirmación oficial.

Esté o no presente en la reunión el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, Collboni ya le ha envido una carta (así como al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna), donde les insta a “dotar al Aeropuerto de Barcelona - El Prat de los recursos necesarios para hacer frente al incremento de pasajeros y las nuevas exigencias” relacionadas con la temporada estival. Sino es así, el colapso en el Prat solo puede ir in crescendo conforme suba el termómetro.