“Nos han pegado. Nos han hecho daño. No será fácil olvidar eso. Necesitamos vuestro apoyo”, sentencia Ada Colau en un escrito publicado a través de Facebook en el que se dirige a los españoles de fuera de Catalunya. En su mensaje, la alcaldesa de Barcelona reprocha al Gobierno del PP que insista en “su gran mentira” y “siga negando lo que es evidente para la prensa internacional y para todo el que haya visto las imágenes de las cargas policiales del 1 de octubre en Catalunya: que hubo violencia, brutalidad, ensañamiento”.

Colau insiste en que desde hace tiempo la derecha española “ha creado una imagen falsa y distorsionada de lo que pasa en Catalunya”. En este sentido, la alcaldesa afea que se usen palabras como “sediciosos” o “separatistas”, términos, a su juicio, cargados de un imaginario perverso.” “Se empieza deshumanizando al otro a través de las palabras… y se acaba ordenando que aporreen a ancianas en la puerta de las escuelas, y llamando a eso “profesionalidad”, “proporcionalidad”, “defensa de la democracia””, recuerda Colau.

"¿QUÉ ES PROPORCIONAL A UN OJO?"

Por eso, frente a esta narrativa del Gobierno central, la alcaldesa pide que se analicen los hechos. Entre ellos, los heridos que dejó el 1-O, entre los cuales, un joven que podría perder el ojo por el impacto de una pelota de goma. “¿Qué es proporcional a un ojo? ¿Qué es proporcional a empujar a una mujer por las escaleras? ¿A agarrar a ancianas por los pelos?”, se pregunta Colau, que recuerda que ella no es independentista ni comparte la vía unilateral.

La alcaldesa reconoce que “no le gusta cómo se han hecho las cosas”, en referencia al gobierno de Puigdemont, pero también insiste en que “hay algo que está por encima de lo que opinemos unos u otros y que debería unirnos a todos los que creemos y defendemos los derechos, las libertades y la democracia: el uso de la violencia de estado contra población pacífica es inadmisible”.

"NO LO PODEMOS PERMITIR"

Por eso, Colau afea que el portavoz del gobierno, Rafael Hernando, llamara “nazis” a los catalanes que se manifestaron el pasado 3 de octubre contra la represión policial. “Usar la palabra “nazi” con esa frivolidad es un insulto a las víctimas del nazismo y debería darle vergüenza”, le reprocha.

El mensaje finaliza con la alcaldesa instando a atravesar barreras informativas y a intentar analizar el conflicto sin prejuicios, cuestionando lo que dicen los portavoces del gobierno. “Lo realmente triste sería que se acabaran rompiendo los lazos de fraternidad y de cariño que nos unen por abajo, a las personas”, concluye Colau, que considera que “no lo podemos permitir”. “Lo que ha ocurrido vulnera derechos y libertades fundamentales de todos: catalanes, españoles, europeos... hoy es Catalunya, mañana puede ser en cualquier otro sitio si lo normalizamos y queda impune”, sentencia.