Tras el anuncio de que Barcelona tendrá su propia eléctrica municipal, la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, ha defendido la medida con un contundente escrito en el que arremete contra "el oligopolio energético" que "lleva años privatizando un bien común y necesario". A través de su cuenta de Facebook, la edil ha criticado que este "oligopolio" impone "sus precios y sus condiciones" y lo hace "desentendiéndose de miles de familias que no pueden cumplirlas y a las que condena a la pobreza energética". 

Por eso, la alcaldesa reafirma la necesidad de la futura Barcelona Energía, la comercializadora pública municipal de electricidad que a partir de 2018 podrá autoabastecer al consistorio y proporcionar energía a 20.000 hogares.

EJERCER LA 'SOBERANÍA' 

La ambición de Colau es que esta sea "la mayor eléctrica 100% pública y renovable del Estado", cuyo objetivo principal es convertirse en un herramienta para que la ciudadanía ejerza "su soberanía frente a la tiranía del oligopolio energético".

Además, en el mismo escrito, la alcaldela critica que en las juntas directivas de las grandes compañías eléctricas "se sientan los mismos que, bajo la promesa de sueldos millonarios, aprobaron las leyes que les favorecen, leyes que han permitido abusos y la vulneración sistemática de derechos básicos".

"Barcelona está plantando cara a este sistema perverso con las herramientas que tenemos", concluye Colau en alusión a la creación de la empresa energética municipal.