Respeto y diálogo . Esa es la respuesta de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau a los movimientos parlamentarios acontecidos en las últimas horas y la respuesta desde el Ejecutivo central. En un mensaje publicado en su cuenta personal de Facebook, Colau sostiene que tanto Gobierno como Generalitat deben dejar atrás el discurso belicista y las trincheras para dar paso a la empatía, el diálogo y la cooperación.

“Es hora de dejar atrás las metáforas belicistas que sólo buscan la derrota del adversario, dejar atrás la imagen de un país en blanco y negro, dejar atrás las trincheras; reivindicar el matiz, el derecho a la duda, la empatía, el diálogo y la cooperación como un valor político de primer orden. Si renunciamos a eso, si dejamos de escucharnos, si nos perdemos el respeto unos a otros, de nada nos servirá que “unos pierdan y otros ganen”, porque habremos perdido todos”.

ESTE VIERNES NOCHE, HORA LÍMITE

La alcaldesa tiene hasta este viernes por la noche para responder a Puigdemont. El presidente de la Generalitat dio 48 horas a los ediles catalanes para confirmar si el próximo 1 de octubre abrirán, o no, los colegios para celebrar el referéndum. Una exigencia a la que Colau respondía poco después a través de sus redes sociales con sendos tuits en los que aseguraba que había trasladado el requerimiento al secretario para comprobar el dispositivo. Horas más tardes, su reflexión señalaba a todos bandos.

Colau ha criticado las sesiones de los últimos dos días en el Parlament de Catalunya así como las “amenazas” del presidente del Gobierno Mariano Rajoy y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría y la presencia de la Guardia Civil en una imprenta de Tarragona donde, por su supuesta participación en la organización del referéndum.

“DEJANDO FUERA A LA MITAD DE CATALUNYA”

“No se puede delegar la política en jueces y fiscales, como ha hecho el gobierno de Rajoy poniendo de manifiesto su incapacidad o bien su nula voluntad para proponer y encontrar salidas. Su inmovilismo es, también lo he dicho muchas veces, la causa principal de que estemos donde estamos. Dicho esto, creo que la solución tampoco pasa por hacer ver que esto puede solventarse de una manera fácil y rápida, anteponiendo el fin a los medios y, con las prisas, dejando fuera a la mitad de Catalunya”, ha puntualizado.

Por último, Colau también señala que Catalunya necesita un referéndum que interpele al conjunto de la ciudadanía. Donde todo el mundo se sienta llamado a participar. Somos un país plural y tenemos que preservar esa pluralidad como un tesoro.