Tarde o temprano, Barcelona tenía que aprovechar el sol imponente que calienta su asfalto y hace sudar la gota gorda a sus conciudadanos. Este miércoles el regidor de Energía, Eloi Badia, ha presentado en la plaça del Centre una de las 12 nuevas pérgolas generadoras de energía fotovoltaica. Elementos que funcionan como mobiliario urbano, pero con la particularidad que, además, pueden generar la energía que consumen habitualmente 500 hogares y ahorrar 339 toneladas de CO2.

UN GRANO DE ARENA

Tal como ha admitido Badia, la apuesta hoy por hoy resulta casi como un grano de arena en el desierto. Sin embargo, la intención del consistorio es ir multiplicando la generación pública de energía con el paso de los años. En este mandato, asegura, ya se doblará la generación de energía renovable en la ciudad. Y respecto a la pasada legislatura, la producción de electricidad se habrá multiplicado por cuatro en 2019.

En opinión del regidor, la instalación de pérgolas “nos permite ejemplificar en buena medida el modelo energético que queremos para la ciudad”. Instalaciones en formato 'para-sol', que más allá de generar energía también dan sombra a espacios de juegos infantiles, como es el caso de la plaça del Centre. De hecho, en este punto la instalación almacena la energía en unas baterías situadas en el subsuelo y después se destina dicha electricidad al alumbrado público.

IMG 3326

BARCELONA FOTOVOLTAICA

“Es un proyecto que nos gusta porque convertimos las placas solares en un elemento cotidiano y de sensibilización”, apunta Badia. Ahora, la intención del consistorio es llevar las placas fotovoltaicas a las fachadas de los edificios privados mediante subvenciones; convertir los terrados de los equipamientos públicos en superficies de generación energética, etc. Cabe destacar que 60 edificios municipales ya cuentan con instalaciones similares y entre todas generan unos 1.000 kw. Cantidad que se prevé doblar con la licitación de 31 proyectos más en las próximas semanas.

En total el Ayuntamiento invertirá 12 millones de euros, los cuales se destinarán a crear nuevas infraestructuras (como ha sido el caso de plaça del centre), rehabilitar algunas otras o llevar a cabo labores de mantenimiento sobre las existentes. Además, la página web del consistorio también ha puesto en marcha un mapa interactivo sobre la generación de energía fotovoltaica que se produce en Barcelona.

LA OPERADORA MUNICIPAL

Respecto a la operadora energética municipal, Badia ha confirmado que empezará a funcionar el próximo verano de 2018 y su primer uso se destinará a alimentar los edificios municipales (los cuales actualmente suman cerca de 1.000 contratos eléctricos). Luego, a finales de 2018 o prinicpios de 2019, se espera poder empezar a subministrar energía a los hogares que se hagan clientes de la empresa municipal. Si bien el techo de familias que se podrán beneficiar será de 20.000 por cuestiones legales, el excedente energético se venderá en la red eléctrica a través del 'pool'.