La auditoria encargada por el Ayuntamiento de Barcelona sobre el túnel de Glòries ha confirmado que diversas circunstancias sobrevenidas han provocado un retraso de 19 meses en las obras y un posible aumento del 19,6% respecto al precio de adjudicación. En consecuencia, el consistorio ha encargado un informe jurídico para conocer las opciones legales con las que cuenta.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha explicado que el sobrecoste se mantiene en el presupuesto global del proyecto, que se licitó por 80 millones. El proyecto se adjudicó por un 24% menos, unos 60, que se han superado en 11,8 millones y sin alcanzar el precio de licitación, ha detallado el gerente de Ecología Urbana, Jordi Campillo.

Sanz ha destacado que la auditoria, encargada por Barcelona Infraestructures Municipals (Bimsa) al Institut de Tecnologia de la Construcció de Catalunya (Itec), es "muy técnica y de una perspectiva de ingeniería, que analiza los retrasos, pero no atribuye responsabilidades a las partes implicadas en el desarrollo de la obra".

NUEVA LICITACIÓN

Preguntada por si se podría impulsar otra licitación, ha insistido en que sabrán cómo proceder cuando cuenten con los informes encargados, y ha insistido en que "hay unas responsabilidades que se deben clarificar". Sanz ha señalado que en el contrato establece condiciones que prevén sanciones y su rescisión ante incumplimientos -como ocurre en todo contrato, ha dicho- por lo que ha reiterado que se está analizando jurídicamente el abanico de posibilidades.

"No aceptaremos de ninguna de las maneras más retrasos ni sobrecostes injustificados en estas obras, que son centrales para la ciudad", ha advertido Sanz. El Ayuntamiento será absolutamente exigente en el cumplimiento de los objetivos, siempre garantizando la seguridad y los compromisos vigentes.

AmbitActuacioTunelGlories

Además, el Ayuntamiento ha encargado un informe técnico para analizar "cómo estos hechos pueden afectar lo mínimo posible a los calendarios", y ha asegurado que, una vez tengan las conclusiones de los informes, las compartirán con los grupos políticos y los vecinos, como han hecho con la auditoria.

CAUSAS DEL RETRASO

Entre las "causas sobrevenidas" que ha provocado el retraso, Sanz ha citado el hecho de que los colectores se encontraran a más profundidad de la prevista; que la empresa pretendiera trabajar todos los días 24 horas, cuando está permitido hacerlo los laborables de 8.00 a 20.00 horas, y que debajo de la superficie se encontraran restos de cimentaciones de inmuebles antiguos.

La auditoria también señala una información previa incompleta; previsiones y evaluaciones de riesgos económicos y temporales demasiado optimistas por parte del proyectista; la tramitación de permisos necesarios de Adif en el subsuelo, y que el proyectista dio por buena la documentación previa sobre las infraestructuras ferroviarias y no hizo comprobaciones.

Además, la decisión de dividir en dos proyectos lo que inicialmente era uno unitario se llevó a cabo sin tener en cuenta que las dificultades propias del inicio de una obra de estas características recaerían principalmente en la primera fase. Así, los plazos y costes inicialmente previstos resultaron poco realistas, según la auditoria.

Bimsa adjudicó en 2010 la redacción del proyecto constructivo a la UTE Esteyco-Transfer, y acordó adjudicar en 2015 los trabajos de las obras del proyecto ejecutivo de los túneles a la UTE Romero Gamero SAU, Benito Arnó e Hijos SAU, Copisa Constructora Pirenaica SA y Comsa SA, para unas obras que preveían terminar en mayo de 2017 y que se han ejecutado en el 60%.