Ante la falta de documentos y los continuos obstáculos por acceder a la totalidad del expediente, Salvem les Drassanes da un paso adelante y denuncia posibles irregularidades en el proceso de tramitación y aprobación del proyecto del hotel Praktik.

La representante de la plataforma vecinal, Anna Moreno, considera que hay indicios de mala praxis por parte del Servicio de Urbanismo del Ayuntamiento, que habría incumplido las preinscripciones del propio consistorio y sus técnicos. Ante estas sospechas, el colectivo pide la intervención de la Síndica de Greuges para que se abra una investigación en la Oficina Antifraude y que se paralice la licencia de obras hasta que no se esclarezca lo ocurrido.

La plataforma denuncia que los Servicios de Urbanismo llevan desde el febrero pasado “ocultando informes que son decisivos para conceder o denegar la licencia hotelera que pide la cadena Praktik”. Ante la aparente pasividad del consistorio, Moreno ha remarcado que “no sabemos qué está haciendo el Ayuntamiento, pero sabemos que nosotros vamos a llegar hasta el final”.

DOCUMENTOS VITALES PARA LA TRAMITACIÓN

Concretamente, los documentos que no se encuentran en el expediente facilitado por parte del consistorio son tres y todos ellos son "vitales para el proceso de tramitación", según reiteran los vecinos.

El primero es la aprobación inicial del proyecto que, según les ha respondido el jefe del departamento, Andreu Romaní, “no está disponible”. El segundo, la justificación del traspaso de 615 metros cuadrados de techo de uno de los edificios al otro, un informe necesario para tirar adelante la tramitación pero que no aparece en el expediente. El tercero, la modificación del concepto según el cual el Ayuntamiento debería recibir el equivalente económico del 10% del aprovechamiento urbanístico correspondiente al consistorio.

FullSizeRender

NUEVO PLANTEAMIENTO URBANÍSTICO

Además de la "flagrante falta de transparencia", Salvem les Drassanes reitera que el actual proyecto plantea “graves incumplimientos” respecto al plan especial aprobado en 2003, entre los cuales destaca la desaparición de la reserva del 25% de vivienda social que se exigía para tirar adelante la propuesta. Desde la entidad apuntan a que legalmente no es posible conceder la licencia si el plan no cumple con este mandato.

La plataforma ha admitido que su intención no es “entrar en cuestiones técnicas”, sino hacer constar que la existencia de estos documentos que reclaman implicaría un nuevo planteamiento urbanístico que se debería haber sometido a aprobación y que podría haber supuesto que Drassanes ganara 1000 metros cuadros de techo público. 

Por su parte, la Síndica ya ha anunciado que admitirá a trámite la queja y próximamente hará llegar una petición de información al Ayuntamiento. A partir de la respuesta municipal, la documentación aportada por las personas reclamantes y las investigaciones que lleve a cabo el equipo de la Sindicatura, Maria Assumpció Vilà emitirá un dictamen sobre el caso.

A LA ESPERA DE UNA RESPUESTA POLÍTICA

Miguel Martín, también miembro de la plataforma vecinal, ha criticado que las declaraciones públicas de la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, y la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, que admiten que no quieren el hotel, “están muy bien, pero nosotros queremos hechos que ayuden a paralizar este proyecto”. De hecho, desde la entidad apuntan a que estas posibles irregularidades podrían dotar al consistorio de una argumentación legal para parar la tramitación de la licencia.

En este sentido, los representantes de la entidad han explicado que están a la espera de que se celebre una reunión que pidieron el pasado febrero con Sanz, aunque “al parecer, esta no es una de sus prioridades”. Además, los vecinos han lamentado que el concejal de Arquitectura y Paisaje Urbano, el socialista Daniel Mòdol, cancelara el encuentro que concertó con la plataforma y no haya propuesto una nueva fecha.