En Barcelona, se realizan de media entre 10 y 11 de desahucios al día en un contexto en el que el Estado destina el 0,05% del Producto Interior Bruto (PIB) y la Generalitat, el 0,02% de su riqueza a políticas de vivienda. Los impagos de las hipotecas pusieron bajo el foco público la escalada de lanzamientos, pero en los últimos años la tendencia en la capital catalana se ha revertido. El creciente aumento del precio de los alquileres, alcanzando en muchas ocasiones cuotas inasumibles, están generando a día de hoy el 76% de los desahucios, según la PAH Barcelona.

Esta plataforma el Sindicat de Barri del Poble Sec asesoran cada vez más sobre qué hacer ante la incapacidad de pagar el alquiler y afrontar un posible desahucio. Precisamente, uno de los activistas de este último, Sergi Onoratio, señalaba a este diario que en los últimos tres años se han ido del Poble Sec entorno a 1.000 vecinos por la imposibilidad de pagar la mensualidad. Por ello, el sindicato, con ayuda del Libro Verde de la PAH y la colaboración de abogados y la Favb, ha elaborado un decálogo con los pasos a seguir en el barrio. Es el manual de defensa del inquilino.

1ª FASE: Cuando uno sabe que no podrá pagar el alquiler

  1. Leer y entender el contrato
  2. Conocer al propietario. Ya sea por internet o bien en el Registro de la Propiedad (c/Joan Miró, 19).
  3. Renegociar el contrato con el propietario y dejar constancia del acuerdo por escrito
  4. Priorizar las necesidades básicas de la familia como la alimentación, la salud o la educación.
  5. Acudir a la Oficina d’Habitatge de l’Ajuntament y/o a los Servicios Sociales para pedir ayudas con las que pagar el alquiler así como para dejar constancia del caso y de la situación que se está viviendo.

2ª FASE: Desahucio notificado

  1. La carta tiene que proceder del juzgado con fecha y hora del desahucio así como fecha del propio juicio.
  2. Mejor aceptar la notificación ya que aunque uno se niega a recogerla, el proceso sigue adelante.
  3. Acudir a la Ciutat de la Justícia para conocer los detalles del caso.
  4. Saber que hay tres días hábiles para pedir un abogado o procurador de oficio. Hasta que no se obtenga respuesta, el proceso estará paralizado. Si la solicitud se deniega, se puede interponer un recurso para conseguirlo. Con esta figura a nuestro lado, uno se ahorra los costes judiciales y se puede presentar un Escrito de Oposición al pago de las deudas (10 días desde que se recibe la notificación).
  • 4.1  Ya con el abogado de oficio, comprobar en el registro de la propiedad si quien denuncia es el legítimo propietario porque si no es así, el proceso se paralizaría.
  • 4.2 Pedir que presente el documento 704 en el caso de que estemos ante un gra propietario.
  • 4.3 Utilizar la sentencia de Estrasburgo, según la cual, no puede haber un desahucio sin una alternativa habitacional sobre la mesa.

3ª FASE: Día del desahucio

  1. Para cuando llegue la comitiva judicial con el documento que comunica el desahucio, hay que asegurarse de haber informado tanto a la Administración Pública de nuestro caso y haber pedido ayuda como haber acudido a la Ciutat de la Justícia así como a la Síndica de Greuges o al Defensor del Pueblo para conocer los detalles y explicar la situación. Como explica Onoratio, la primera vez solo acude la comitiva, la segunda pueden ir acompañados por una pareja de Mossos d’Esquadra. Si hay una tercera  visita, la presencia policial suele ser importante.
  2. Convocar a entidades, colectivos y plataformas como la PAH o el Sindicat de Barri el día y hora para hacer presión conjunta. Como dicen desde esta última organización, “cuando llega la comitiva judicial y se encuentra con personas dispuestas a resistir, ya no lo tienen tan fácil y se van”.

COMPRAVENTAS VERTICALES

En casos como el de Eva G. la mujer que fue desahuciada de su piso de Sants embarazada de nueve meses, ante la vulnerabilidad de su caso se puede acudir a la mesa de emergencia. El organismo municipal en el que también participa la Generalitat a través del cual, cuando una persona tiene un impago y hay un desahucio, se realoja al ciudadano en una vivienda en alquiler social. Para ello hay que cumplir una serie de requisitos que según el portavoz de la PAH, Carlos Macías, Eva y su familia lo hacen. La próxima se celebrará el 28 de julio, aunque como reconoce Onoratio, el organismo está saturado y se puede tardar meses en conseguir una reubicación. En muchas ocasiones, explica, se ofrece la opción de hospedarse en una pensión.

Pero ante los casos de desahucios por compraventas verticales en los que hay un único propietario que vende el edificio, la vulnerabilidad del inquilino es máxima. Y es que como explica Macías, con la entrada en vigor de la Ley de Arrendamiento Urbano (LAU), tras la operación, los contratos pueden romperse sin respetar lo anteriormente firmado. Por ello, diferentes plataformas trabajan en la elaboración de un nuevo índice para saber qué hacer ante las ventas verticales cada vez más frecuentes en la ciudad.