Primero fueron los pisos de alquiler, luego las casas de segunda mano y ahora le toca a las habitaciones. Los precios de la vivienda en Barcelona están por las nubes y ya es la ciudad más cara de España en las tres categorías. Un triplete de dudosa utilidad y que a buen seguro aumentará el malestar de los barceloneses, que contemplan impotentes como el encarecimiento de la vivienda parece no tener fin en un mercado saturado e incapaz de absorber toda la demanda, tanto local como extranjera.

Los motivos del elevado precio de la vivienda son variados y complementarios: una oferta escasa (sobre todo en el mercado de alquiler social y protegido), el gran interés que despierta Barcelona entre profesionales extranjeros y fondos de inversión internacionales, la competencia de los apartamentos turísticos y las aspiraciones de los propietarios de sacar la máxima rentabilidad a sus pisos se han combinado en un cóctel que ni las propias administraciones saben cómo afrontar.

Comparativa de los precios de la vivienda en Barcelona

UNA HABITACIÓN POR 426 EUROS

La dificultad de acceder a un piso ha obligado a mucha gente a buscar alternativas menos ambiciosas y optar por una habitación. Según el portal inmobiliario idealista, las búsquedas para alquilar un cuarto han crecido casi un 80% en España y han pasado de 33 millones a 58,9 millones en los seis primeros meses de 2017. A nivel estatal, el precio medio de una habitación es de 309 euros, lo que supone un aumento del 8,4%.

Barcelona es, una vez más, la ciudad más cara para encontrar una habitación. El precio medio de los anuncios de idealista es de 426 euros (ha subido un 15,8%), seguida a bastante distancia por Palma de Mallorca con 384 euros y Madrid con 377. La capital de las Islas Baleares es la ciudad que registra un mayor incremento con un 23,9%, también acuciada por una gran demanda, en especial de ciudadanos del norte de Europa. San Sebastián (363 euros) y Bilbao (349 euros) cierran el cuadro de capitales de provincia con precios por encima de los 300 euros.

Comparativa de los precio de alquiler de una habitación en España

EL ALQUILER SE ESTANCA

Después de más de cuatro años de subidas continuas, parece que el alquiler ha encontrado un techo en los 850 euros mensuales, una cifra que, sin embargo, ya es superior a la registrada en 2008, justo cuando estalló la crisis económica y en el punto más álgido de la burbuja inmobiliaria. Según los datos que facilita el Institut Català del Sol (INCASOL), en el primer trimestre de 2017 el precio medio de los contratos de alquiler depositados en el organismo público se situó en 845 euros, solo dos más que en el último trimestre de 2016.

En la misma línea, idealista también ha notado un freno en los precios de alquiler en los anuncios del portal, que en el segundo trimestre incluso han llegado a bajar ligeramente hasta situarse en 17,8 euros por metro cuadrado. El jefe de estudios de idealista, Francisco Encinar, considera que los últimos datos ponen de relieve que “no existe burbuja inmobiliaria en los precios de alquiler” y que todo tiene un tope, algo que ya se ha confirmado en Barcelona y en Madrid. En el caso de la Ciudad Condal, lo precios han bajado en seis de los diez distritos, con Sant Andreu y Les Corts a la cabeza.

Evolución de los precios de alquiler en Barcelona

EL PRECIO DE VENTA SE DISPARA

Igual que el resto de segmentos, la compraventa de casas en Barcelona también se ha disparado en el último año, aunque los datos varían mucho según la fuente. Así, el portal idealista sitúa el precio de la vivienda de segunda mano en 4.253 euros por metros cuadrado, un 20,4% más que hace un año (pero aún por debajo de los precios de 2007), con Sarrià-Sant Gervasi (5.136 euros/m2), Les Corts (5.093 euros/m2) y el Eixample (5.057 metros/m2) como los distritos más caros.

Tinsa, por su parte, ofrece cifras significativamente inferiores, pero con incrementos parecidos. Según la empresa tasadora, el precio de la vivienda en Barcelona está en 3.100 euros por metro cuadrado, un 21,7% más que hace un año. Con estos números, supera a San Sebastián y se convierte en la capital más cara de España impulsada por la gran revalorización de los distritos de Ciutat Vella (35,7%), Eixample (22%) y Sants-Monjuïc (22,6%).