El PDeCAT vive este sábado su Consell Nacional extraordinario. Un encuentro de primer nivel en el que el referéndum es el indiscutible centro de atención, pero otros temas se han colado en la orden del día. Entre ellos, la venta de la nueva sede del partido en la calle Provença, en el distrito del Eixample.

La formación política liderada por el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha colgado el cartel de se vende a una sede que inauguró hace escasamente un año, según ha informado La Vanguardia. La venta del local, todavía propiedad de la ex CDC, es la medida por la que se ha optado para paliar deudas pendientes.

Fuentes del partido han señalado que la mudanza se llevará a cabo a finales de 2017, tiempo suficiente para poder encontrar una nueva sede para la formación inmersa en el debate soberanista.