Las políticas de vivienda tienen agujeros negros. Como ha explicado la alcaldesa de Barcelona este lunes, Ada Colau, algunos indicadores hablan de 30.000 pisos vacíos en la ciudad, otros elevan la cifra a 80.000. Y ante esta situación, ¿en base a qué se regula? La respuesta a nivel municipal está, desde este lunes, en el Observatorio Metropolitano de la Vivienda (O-HB por sus siglas en catalán).

La nueva herramienta, que cuenta con presupuesto propio sin concretar, ha sido presentado ante los medios de comunicación como un ente estadístico supramunicipal que pretende convertirse en la herramienta de referencia tanto de consulta ciudadana como administrativa en materia de vivienda. “Ofrecer datos fiables es un paso esencial para que las políticas públicas no sean miopes”, consideraba la alcaldesa durante la presentación.

Ada Colau junto a Carme Trilla durante la presentación del O-HB / EFE. Quique García
Ada Colau junto a Carme Trilla durante la presentación del O-HB / EFE. Quique García

INFORMES ANUALES

La alcaldesa de Barcelona ha adelantado que los primeros estudios se presentarán a partir de otoño, pero ha sostenido los resultados se apreciarán a medio-largo plazo. Y es que este ente pretende asentar unas bases para que en el futuro se legisle en materia habitacional lo más real y justa posible.

El Observatorio, que nace diez años después de la ley catalana de vivienda, la 18/2007, abarcará la capital catalana y su área metropolitana. De entrada, el objetivo es el de elaborar informes anuales generales sobre la situación del parque, las políticas de vivienda, el mercado inmobiliario o el sector de la construcción y la rehabilitación. Asimismo, ofrecerá un visualizador de datos estadísticos y realizará informes específicos por encargo, como los que ha empezado a realizar sobre alquiler, compraventa y pisos vacíos de alquiler.

CUATRO ADMINISTRACIONES UNIDAS

Para cumplir su propósito con la objetividad en cuanto a datos se refiere, estos se obtendrán se obtendrán de múltiples fuentes. Desde los censos de población hasta la dirección general del catastro, el Ministerio de Fomento o el Consorci de l’Habitatge de Barcelona.

Con todo, como ha explicado su nueva presidenta, Carme Trilla, se buscará facilitar el trabajo a la hora de diseñar las políticas públicas de una forma fidedigna. Ofrecer una visión amplia y ampliada de la fotografía real así como evitar la duplicidad en tareas y esfuerzos. Para ello, la colaboración entre diferentes administraciones será esencial. En el nuevo ente participa el Ayuntamiento de Barcelona, impulsor del proyecto, así como el Área Metropolitana, la Diputación de Barcelona y la Generalitat de Catalunya.