La Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona ha dado luz verde a la aprobación inicial de la modificación del Plan General Metropolitano que dará lugar al Espai Barça y que abrirá el recinto del Camp Nou al vecindario. El gobierno municipal (BComú y PSC), junto a Ciutadans y el concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, han votado a favor de la medida, mientras que el Grup Municipal Demòcrata (PDeCat), ERC y PP han posibilitado su tramitación con su abstención. La CUP ha sido el único grupo que ha votado en contra.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha asegurado que el documento planteado “responde a los diferentes elementos que han puesto en discusión todas las partes y también al interés de la ciudad" durante los últimos meses de trabajo. "Nos parece una propuesta equilibrada e integradora de las principales reivindicaciones vecinales y las peticiones del FC Barcelona y que garantiza el interés público global", ha remarcado Sanz.

QUEJAS DE LOS VECINOS

Las asociaciones de vecinos de Les Corts, que consideran muy necesaria la remodelación del estadio, han denunciado los tiempos del acuerdo y recelan de la construcción de un hotel, de dos edificios para oficinas y de un parking subterráneo en las instalaciones del club. Y, sobre todo, están molestas con las formas del Barça y del consistorio. “Nos sentimos engañados por el Barça y por el Ayuntamiento”, denunciaba a Metrópoli Abierta la presidenta de la Asociación de Vecinos del Camp Nou, Ana Ramón Martínez. 

“Sinceramente, el acuerdo nos ha sorprendido porque no lo esperábamos. Confiábamos que nos lo notificarían a nosotros antes que a los medios de comunicación”, recalca Juan Puente, presidente de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de Les Corts. Puente, no obstante, aclara: “La eliminación de la valla que rodea el perímetro del estadio es positiva porque ayudará a integrar el Camp Nou al barrio. Y teníamos asumido desde hace meses que el proyecto comportaría la construcción de un hotel y un parking subterráneo”.

PRÓXIMOS PASOS

Tras el trámite de la aprobación inicial, la modificación del PGM estará en exposición pública durante tres meses en los que se pueden presentar alegaciones. En otoño se someterá la aprobación provisional del pleno municipal y, en el caso de superarla, se elevaría la aprobación definitiva a la Subcomisión de Urbanismo de Barcelona, órgano dependiente de la Generalitat. 

La propuesta aprobada prevé la construcción de una hotel de 150 plazas, dos edificios de oficinas, restaurantes, un aparcamiento subterráneo y otro al aire libre con capacidad para autocares. Asimismo se reordenará el sistema viario, del acceso rodado y peatonal en todo el ámbito y cambios en la movilidad para mitigar el impacto en días de partido de la afluencia masiva de visitantes.