Del 9 al 20 de octubre, los edificios de Barcelona se trasladan temporalmente a Buenos Aires. La capital catalana es la ciudad invitada de honor en la Bienal Internacional de Arquitectura, en la que presentará, en palabras del concejal de Arquitectura, Paisaje Urbano y Patrimonio, Daniel Mòdol,  "un relato real del momento que vive la ciudad desde el punto de vista arquitectónico".

Módol ha asegurado que la voluntad de Barcelona es "ser un referente mundial a la hora de explicar el papel que juega la arquitectura en la ciudad y cómo tenemos que hacerlo para que dé respuesta a las necesidades reales de la gente, en clave vivienda sobre todo, pero también desde otros muchos ámbitos".

El hilo conductor de la exposición y las conferencias que la capital catalana expondrá en Buenos Aires, así como el programa académico que acompañará estas acciones, será "Barcelona Arquitectura, Ciudad Patrimonio", el proyecto que está desarrollando el Ayuntamiento para poner en valor la arquitectura y el patrimonio de la ciudad.

La participación catalana presentará un concepto de patrimonio que va más allá de la protección histórica y tiene por objetivo destacar el indudable valor que la arquitectura, el espacio público y el paisaje urbano suponen para la sociedad.

El Ayuntamiento dará a conocer las políticas que se llevan a cabo en este ámbito, tanto desde la vertiente de la preservación y el conocimiento como desde la intervención y las nuevas actuaciones.

gunnar knechtel fachada fabra coats 2012 0213

ARQUITECTURA 'MADE IN' BARCELONA
La exposición "Barcelona, arquitecturas de una ciudad" dará a conocer la arquitectura desde la percepción ciudadana a través de los proyectos de la cooperativa de viviendas La Borda, el conjunto de equipamientos de Fort Pienc, la restauración del Turó de la Rovira, la rehabilitación de la fábrica Fabra & Coats y las viviendas para gente mayor de Torre Júlia.

Según Mòdol, todos estos casos son ejemplos de las sintoníasy complicidades que se generan de la interacción de la arquitectura y el arquitecto con la ciudadanía. El recorrido expositivo no pretende explicar la arquitectura de Barcelona sino el diálogo que establece esta disciplina con el asociacionismo y cooperativismo de la ciudad.