El exalcalde de Barcelona y actual Director Ejecutivo de la Agencia de las Naciones Unidas para la Vivienda, Joan Clos, considera que el urbanismo actual ha dejado de ser una preocupación exclusiva de arquitectos y sociólogos para convertirse en un asunto estratégico que influye de una forma extraordinaria en asuntos tan decisivos como la seguridad mundial.

En una conferencia ofrecida en el Cercle d'Economia y titulada 'El urbanismo en el siglo XXI', el ex alcalde de Barcelona ha asegurado que “el urbanismo ha entrado en la categoría de riesgo estratégico, tal y como lo consideran ya los servicios de seguridad”. Joan Clos lo ha ejemplificado diciendo que “la crisis de 2008 y las subprime hicieron explotar la burbuja inmobilaria mundial. Luego llegó la primavera árabe, una revuelta urbana de jóvenes desempleados. Y luego vino el terrorismo, con los grupos terroristas que captaban gente en los barrios marginales de ls ciudades europeas. Por eso el urbanismo se ha convertido en un tema estratégico”.

CRECIMIENTO ORGANIZADO

La clave para evitar el aumento de los problema urbanísticos se encuentra en “llevar a cabo un crecimiento organizado de las ciudades en los próximos años. Hay que tener en cuenta que si en la actualidad en el mundo hay 3.500 millones de personas que viven en ciudades, pero dentro de unos años esa cifra crecerá mucho, sobre todo en África y Asia. Y si no se crece de manera ordenada surgirán millones de pobres viviendo en condiciones de extrema pobreza. Y eso implica grandes masas de personas que querrán emigrar. Comparado con lo ha ocurrido con Siria en los últimos tiempos, lo que nos espera será mucho más importante”.

A eso se une el problema de consumo energético, ya que en un entorno urbano se consume mucha más energía que en un entorno rural. “Si las ciudades crecen mucho, aumentarán las emisiones de CO2 a la atmósfera, con todo lo que ello implica. Hay que tener en cuenta que en el entorno urbano una persona consume diez veces más eneegía que en el entorno rural”.

BARCELONA COMO EJEMPLO

El ex alcalde de Barcelona ha puesto varios ejemplos de ciudades que fueron diseñadas de manera ordenada, como Washington o Philadelphia, que tuvieron un diseño inicial en forma de islas de cuadrículas, que según Clos inspiraron el diseño del Barcelona de Ildefons Cerdà, que se hizo, fundamentalmente, por un tema de higiene. “En la Barcelona antigua los problemas de higiene eran enormes. Pero entonces surgió un movimiento higienista que inspiró a Cerdà, que apostó por el saneamiento urbano, con manzanas de edificios airedas, con interiores de manzanas abiertas para que circule el aire, con posibilidades de que llegue agua limpia a las viviendas y se pueda separar del agua sucia. Por eso hay que hacer urbanizaciones bien hechas”.

Según Clos, la ciudad de Barcelona “es un ejemplo para todo el mundo ya que es conocida, admirada, respetada y muchas veces copiada. Y debemos cuidar los activos que tenemos, que tampoco son tantos. Y aunque Barcelona sea una zona muy potente, tiene muchos competidores, muchos, y algunos tan inteligentes o más que nosotros”.

La llegada del coche y la electricidad también ha sido clave, según Clos, para el diseño de ls actuales ciudades, aunque en algunas zonas de países en vía de desarrollo, sobre todo en África, el crecimientio de las grandes conurbaciones se ha hecho de forma muy desordenada. Y eso, según él “implica situaciones de enorme pobreza, de barrios enormes de chabolas, de grandes poblaciones con una renta per cápita muy baja. Cuando en la ONU nos preguntan que se puede hacer con todos estos asuntos, respondemos que se ha de hacer buen urbanismo. No se pueden hacer las cosas a salto de rana. Se ha de hacer una buena urbanización. Y es aquí donde sale Barcelona, una de las ciudades mejor urbanizadas del mundo”.

De todas formas, Joan Clos lanzó algunas advertencias a los actuales dirigentes municipales, que acabó resumiendo en una frase: “Cada día que pasa sin tomar decisiones es un día que se pierde”. Y aseguró que “es difícil hablar de urbanismo estando Barcelona en las circunstancias en las que se encuentra y por las que estoy especialmente preocupado. Solo deseo que se encuentre los antes posible un nivel de consenso y colaboración que permita que la situación se encarile de manera definitiva”.