Hombres y mujeres no hacen el mismo uso de la ciudad. Esta es una evidencia comúnmente invisibilizada. “Mientras que la mujer se mueve más en transporte público, el hombre lo hace más en transporte privado; la mujer también va mucho más a los equipamientos escolares, sociales... y además vamos más cargadas por las calles, sobretodo cuando tenemos en cuenta nuestra labor reproductiva”, ha señalado la regidora de Feminismos, Laura Pérez. Motivos por los cuales, el Ayuntamiento pretende dar un giro de género a la hora de desarrollar sus actuaciones urbanísticas.

“La percepción de inseguridad entre las mujeres es mucho más elevada”, ha señalado Pérez. Calles oscuras, rincones escondidos o espacios deshabitados suelen provocar intranquilidad a una grn parte de las mujeres. “Muchas actuaciones no necesitaran de grandes inversiones”, ha asegurado la regidora de Urbanismo, Janet Sanz. “No se trata solamente de poner la mirada de género, sino de caminar hacia un modelo en el que esta mirada ya se tenga en cuenta; hacer un cambio de chip en las transformaciones”, ha ilustrado Sanz.

LA REFORMA DE LA MERIDIANA

Una de las obras en las que se incluirá la intención de propiciar una vida cotidiana más cómoda será la reforma de la Meridiana. Cómo hacer que las mujeres paseen tranquilas por zonas actualmente tan deshabitadas como el tramo que va de la rambla de Fabra i Puig al puente de Sarajevo. Para tener un planteamiento completo, el Ayuntamiento espera tener una guía sobre la materia a finales del 2017 y formará a sus técnicos municipales en la cuestión.

El consistorio también potenciará 10 nuevas marchas exploratorias en las que grupos de mujeres analizaran las calles y cómo se debería mejorar su diseño. “Queremos que las marchas después compartan un cambio y que haya un presupuesto destinado a ello”, señalaba Sanz. Esta partida presupuestaria saldrá del paquete económico de los planes de barrio que está impulsando el ejecutivo a lo largo del mandato.

La cuestión industrial no queda al margen de la medida, apoyada por ERC y la CUP-Capgirem Barcelona. La ciudad planteará crear “nuevas zonas de centralidad en clave económica” en los polígonos industriales del Bon Pastor y el Torrent de l'Estadella. “El reto estratégico es hacer polígonos con perspectiva de género, mediante mejoras en el espacio urbano, ya sea con la conexión del barrio, el transporte publico, las aceras, la iluminación...”, ha sintetizado la teniente de alcalde.