El Ayuntamiento de Barcelona pretende construir 150 pisos sociales en el solar donde se ubica la Modelo. Para ello, el pleno municipal deberá aprobar la propuesta de BCNenComú para recalificar el terreno, pues debería ser para usos de oficina o de hotel según el planeamiento actual. Las obras de construcción empezarían en 2020.

Las viviendas se levantarán en los 18.000 metros cuadrados que ocupa el solar. Según la Teniente de alcalde Janet Sanz, el consistorio pretende evitar así la "expulsión de vecinos por los precios del alquiler".

Además de las viviendas, el gobierno de Ada Colau también pretende incluir equipamientos de proximidad, zonas verdes y un espacio de memoria histórica -La Modelo Espai Memorial-, que será un centro de interpretación de la represión y de los movimientos sociales, no sólo de Barcelona, sino con una "vocación universal", que explique también el lugar y elementos de su historia, como que albergó una cárcel de mujeres entre 1955 y 1963.

Hasta que se puedan iniciar las obras, el consistorio ha anunciado que destinará cinco millones de euros para definir los futuros usos de la Modelo y activar los provisionales. Aunque el Ayuntamiento se ha comprometido a mantener el máximo posible de la estructura de la Modelo, Sanz ha reconocido que "seguramente" los muros desaparecerán.

TITULARIDAD MUNICIPAL

La Modelo pasará a ser totalmente municipal en enero 2018 -tras el acuerdo alcanzando con la Generalitat-, cuando empezará a ejecutar proyectos de condicionamiento básico para usos en las plantas bajas, con actividades sociales y culturales, y se abrirán progresivamente al público espacios del recinto, que incluirán una señalización explicativa de la prisión.

El cruce entre las calles Rosselló y Nicaragua se urbanizará durante el segundo trimestre de 2018, durante el que también se desarrollará el proceso ciudadano para concretar los usos definitivos del espacio, para lo que se nombrará una comisión de seguimiento, con el objtivo de actualizar el plan de 2009 que fijaba estos usos y equipamientos.

El Gobierno de Colau prevé terminar esta actualización del plan en 2019 y así redactar los proyectos arquitectónicos y urbanísticos necesarios para materializar los usos acordados, cuyas obras podrían empezar en 2020, ha remarcado Sanz.

En concreto, el Ayuntamiento destinará unos 500.000 euros entre el pasado julio y diciembre para los estudios y trabajos técnicos necesarios en el recinto y, a partir de enero, destinará 1,4 millones para garantizar el funcionamiento del equipamiento y otros tres millones a los primeros trabajos.